Con el peón de Soy Carambolo, el hijo de Easing Along alcanzó su mejor triunfo, en Palermo

Ramón es uno de los peones más antiguos en la caballeriza de Roberto Pellegatta. Por sus manos pasaron grandes caballos, con el ejemplo máximo del enorme Soy Carambolo (Val Royal), con el que se dio el gusto de ganar hasta el Carlos Pellegrini (G1).

Suele caminar con Beck’s de las riendas diciendo que es “su” caballo, anticipándole a todos que va a ser ganador clásico, un pronóstico que se terminó cumpliendo este lunes en Palermo, con el generoso hijo de Easing Along llevándose el Atlas (1600 m, arena), la otra prueba por encima del nivel común que incluyó la jornada.

“No lo quería nadie, es delicado, pero con dedicación y cariño vas a ver cómo me va a dar satisfacciones” decía Ramón antes del disco; después, seguro, el hombre, ya bien entrado en años, habrá sentido esa sensación de satisfacción particular por no haberse equivocado.

Beck’s venía de perder con Trenelense (South Kissing) en el Clásico Aniversario (L) de La Punta, en San Luis, pero en su regreso a los máximos dejó a ese rival a más de 20 cuerpos, superando por 1 1/2 a New Indy (Indygo Shiner) en la excelente marca de 1m34s48/100.

Gustavo Calvente estiró su positiva seguidilla de triunfos importantes en la silla del caballo que Pellegatta prepara a la par de Juan Saldivia y en el que el trabajo de Ramón es, sin dudas, un lujo…

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=FBZZh4d5JS0[/embedyt]