Las tres primeras clasificadas en el Clásico Federico de Alvear (G2) animarán este sábado en San Isidro el último G1 exclusivo para potrancas

No hay descanso para las grandes carreras en Argentina. Con los ecos de la gran jornada del Dardo Rocha (G1) platense aún resonando en cada charla hípica, el sábado que aguarda en el Hipódromo de San Isidro obligará a rápidamente dar vuelta la página y disfrutar de otro día de turf con vuelo alto.

Ya con todos los cañones apuntados hacia el mitin internacional del mes próximo, habrá una triple tanda jerárquica de importancia en el circo del Jockey Club, encabezada por el Gran Premio Enrique Acebal (G1-2000 m, césped), para potrancas, pero apoyado “logísticamente” por los clásicos Los Haras (G2-2000 m, césped) y de la Provincia de Buenos Aires (G3-2400 m, césped), para yeguas desde los 4 años y productos, respectivamente.

El Acebal marcará el paso final del particular proceso selectivo 2020 para las hembras de 3 años, tanto aquí como en general, y, como viene sucediendo, todo puede ocurrir. Sin embargo, Bellagamba (Grand Reward), Bianca Jay (Roman Ruler) y Forty Cinque (Ecólogo), las tres primeras clasificadas en el Clásico Federico de Alvear (G2), están un paso adelante.

Aquella tarde, y en ese orden, las “chicas” llegaron separadas por 3/4 y 2 1/2 cuerpos, aunque no fue un detalle menor que el estado del terreno se encontrara pesado. En pista normal, tranquilamente esas posiciones pueden invertirse, con Forty Cinque aguantando en su postura de correr adelante, o Bianca Jay atropellando con mayor potencia. Para las tres el Acebal representa una prueba de fuego.

Nicolás Martín Ferro presentará a la mencionada Forty Cinque, pero tendrá otras dos cartas muy fuertes en Blue Stripe e Infartame, dos hijas del gran Equal Stripes. Aquella, hermana materna de la crack Blue Prize (Pure Prize), tuvo debut con victoria sobre la arena porteña, exhibiendo una dósis alta de calidad y que ahora verá una exigencia mayor, como para empezar a conocer hasta donde es capaz de llegar. Infartame, por su parte, dio el golpe al salir de perdedora en el Estrellas Juvenile Fillies (G1), pero cuando asumió un rol previo más importante en el Gran Premio Selección (G1) fue sólo quinta y bastante deslucida.

Enrique, padre de Nicolás, tiene la esperanza mayoritaria en Bellagamba, pero con Marquesa Key (Key Deputy) completa una “yunta” por demás potente. Dueña de los clásicos Carlos Casares (G3) y Saturnino J. Unzué (G2), y a la que presentó por primera vez cuando finalizó cuarta en la Polla de Potrancas (G1). En su desembarco en la grama de San Isidro no resultaría para nada justo quitarle oportunidad.

Le costó 3 carreras salir de perdedora a Doña Gota (John F Kennedy), pero los 2000 metros locales le cayeron de perillas para dominar ampliamente y de atropellada. Estar en el tiro es un detalle a tener muy en cuenta, una ventaja, sin dudas.

Escabiar (Portal del Alto) y Toda Bien (Remote) terminan de darle forma a un lote sólido y que genera expectativas, como para ser la frutilla del postre para una reunión sobre la que valdrá la pena no perderse detalle.