De nuevo en la pista de Azul, el alazán volvió a lucirse, ahora, ganando el Clásico Gesta de Mayo

AZUL.- Best for Last sigue sumando méritos como para merecer una estatua en la puerta del hipódromo de esta ciudad. Interminable, generoso, crack, el alazán del Haras La Argentina volvió a ganar en la cancha donde es ídolo, ante las tribunas que ya van directamente a disfrutarlo, a aplaudirlo.

El almanaque marca que está al borde de los 7 años, pero el hijo de Incurable Optimist e Itaperina (Intérprete) no le da bolilla. Por el contrario, se reinventa permanentemente. El Clásico Gesta de Mayo (1400 m, arena), la prueba más trascendente de la fecha, lo vio desplegando todo su arsenal de calidad para vencer por medio pescuezo a Divertido Fitz (South Válido), un rival duro, complicado de batir. A 1 cuerpo, Crepitando (Pure Prize) completó la trifecta, todo al cabo de 1m25s80/100.

Fue destacable la tarea de Daniel Arias en sus riendas, y, a esta altura, no puede pasarse por alto la mano en su entrenamiento de César Santillán, pues lo mantiene alto en materia de rendimiento. 

Azul volvió a recibir una gran cantidad de gente, ratificando su condición de imán para la ciudad. Y Best for Last fue el caballo agradecido de siempre con ese público que ya lo adora como propio.