Sobre una milla y en el césped, la hija de Señor Candy se mide con Safona y Hush Girl en el Clásico Contraventora

Habrá que estar bien temprano este jueves en el Hipódromo Argentino de Palermo si la idea es no perderse el Clásico Contraventora (1600 m, césped), la carrera más trascendente del día. Para yeguas desde los 4 años y bajo escala de peso por edad, le “propone” a Bless Candy la oportunidad de reencontrarse con la victoria luego de una sequía de casi seis meses.

Después de terminar en un muy interesante tercer lugar detrás de Escabiar (Portal del Alto) y Siempre En Mi Mente (Equal Stripes) en el Clásico Sibila (G2), sobre la grama de San Isidro, la hija de Señor Candy regresa a un trazado en el que, por ejemplo, supo ganar el Clásico Farnesio o llegar segunda en los clásicos República Oriental del Uruguay (G3) y Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera (G3).

Habituada a moverse a la descubierta, Bless Candy enfrente a una peligrosa yunta de Santa María de Araras y que tiene como punta de lanza a Safona (Aerosol), que tras quedarse con el Handicap Amsterdam por delante de la G2 Henestrosa (Treasure Beach) fue cuarta de Siempre En Mi Mente en el Clásico Eudoro J. Balsa (G3), cuando Bless Candy fue sexta.

Hush Girl (Aerosol), su socia, ocupó la tercera posición en el Amsterdam, para luego bajar a las condicionales y superar con luz a Asian Princess (Asiatic Boy), ocasión en la que Bela de Mais (Treasure Beach), otra de las inscriptas aquí, completó el podio.

Dona Alice (Morning Line) y Cool Berry (Grand Reward) aparecen un escaloncito por debajo de las anteriores completando el lote, pero estarán agazapadas para dar la sorbresa.