La hija de Señor Candy venció por la cabeza a la tordilla para quedarse con el Clásico The Japan Racing Association (L)

Cambiar de táctica rindió suculentos dividendos para el equipo del Stud Pergamino encabezado por el querible Miguel Lagos Marmol, con Bless Candy reencontrándose con la victoria en el Clásico The Japan Racing Association (L-1400 m, césped), la prueba principal de la jornada del sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo.

La zaina no salió a correr adelante con decisión como venía haciendo, sino que Gerónimo García la contuvo para evitar un desgaste innecesario ante un eventual desarrollo con lucha, que finalmente terminó dándose. Fueron, entonces, Rival Lady (Treasure Beach) y la tordilla Yumara Chica (Cityscape) las que vinieron cabeza a cabeza desde los 1200 metros, con la favorita Got Candy (Orpen) casi en una línea con la ganadora.

Pisaron la recta, Rival Lady desapareció rapidito por dentro y se cortó en ganancia el blanco de Yumara Chica, que rápidamente «recibió la visita» de Bless Candy, comenzando una pelea que se extendería por los últimos 300 metros y que sólo se definiría en el final en favor de la hija de Señor Candy y The Vision (Vision and Verse) por apenas la cabeza. A 5 cuerpos, en tanto, sin fuerza, Got Faith encontraba un límite momentáneo a su maduración quedando tercera, todo tras excelentes 1m22s85/100 en cancha pesada.

La que ni se vio fue Hush Girl (Aerosol), que asomaba como principal adversaria de Got Faith y que llegó última a lejanos 18 cuerpos, quizás sintiendo demasiado el estado de la pista o con algún trastorno físico de por medio. Fue demasiado malo lo de la reservada de Santa María de Araras como para considerarlo normal.

Criada por el propio Miguel Lagos Marmol en su Haras Pegamino, Bless Candy no ganaba desde marzo, cuando sobre el mismo trazado interno porteño se quedaba con el Clásico Farnesio. En el global, su campaña habla ahora de 6 discos sobre 23 presentaciones, habiendo quedado sólo 5 veces fuera del marcador rentado y totalizando 4.028.896 pesos en premios. En materia de triunfos importantes, a los mencionados habrá que sumar el Clásico Orbit (L), amén de varios arrimes graduales.