La pareja clásica de Pozo de Luna está aclimatándose en el stud del chileno Marcelo Polanco; Nicolás Martín Ferro supervisará a la Equal Stripes

El Haras Pozo de Luna, la blusa del empresario mexicano José Cerrillo, puso en marcha hace algunas semanas un nuevo “sueño americano”, con el envío al país del norte de Blue Stripe (Equal Stripes) e Irideo (Easing Along), parejita que venía de lograr en nuestro medio sendas victorias de Grupo 1 en Criadores y Anchorena, respectivamente. Y la noticia de las últimas horas sitúa a ambos ejemplares ya superados los días de cuarentena de rigor y alojados en boxes de la caballeriza del entrenador chileno Marcelo Polanco, actualmente radicado Santa Anita Park, en California.

Cabe consignar que en el caso del Easing Along que en nuestro medio entrenaron Alfredo Gaitán Dassié y sus hijos, su training en el país del norte quedará completamente a cargo de Polanco, pero en lo que respecta a Blue Stripe, seguirá ligada a su preparador local, Nicolás Martín Ferro, que no solo se comunicará en forma permanente con el trasandino en Arcadia, sino que también ya programa una serie de viajes de una semana a los Estados Unidos en los meses venideros, para poder supervisar en forma personal la evolución del entrenamiento de la Equal Stripes camino al sueño al que apunta, el de estar en el Breeders’ Cup Distaff (G1), en los 1800 metros de Del Mar el 6 de noviembre.

La zaina de Pozo de Luna se quedó, en su último paso local, con el Gran Premio Criadores – Copa Breeders’ Cup Distaff (G1-2000 m, arena) en Palermo, competencia que justamente clasificaba para llegar al gran cotejo de la Breeders’ que alguna vez ganaron las inolvidables Bayakoa (Consultant’s Bid, en 1989 y 1990) y Paseana (Ahmad, en 1992), o, más cerca en el tiempo, Blue Prize (Pure Prize), hermana de Blue Stripe y heroína en 2019.

Antes de esa conquista la Equal Stripes había obtenido en forma consecutiva los clásicos Haras Argentinos (L) y Arturo R. y Arturo Bullrich (G2), todos en los kilómetros de Libertador y Dorrego, el mismo tiro en que Nico Martín Ferro confía en que pueda llegar a las gateras del Distaff. Para el trainer es un desafío y una oportunidad colosales, ya que representa la posibilidad de tutearse con con muchos de los profesionales más renombrados del mundo. En total Blue Stripe compitió en la Argentina en 6 ocasiones, con cuatro victorias y dos terceros puestos.

Con Irideo, en cambio, la responsabilidad del training correrá enteramente por cuenta de Polanco, y aunque en su caso sorprendió a grueso dividendo en el último Anchorena (G1) del norte, también hay que contar que cuatro años apiló cuatro impactos en 6 salidas, y que además de esa conquista de diciembre llevó en su mochila al norte el triunfo en el Clásico Ojo de Agua (L).