El hijo de Safety Check le da revancha a The Best Hit, Secreto Boy y Torino Kiin Ha, a los que superó en el Clásico Lord At War; los 3 años Super Contento y Che Mandrake, quieren dar el salto

Con tono de revancha llega esta tarde en el Hipódromo de San Isidro el Clásico Juan Lapistoy (1200 m, arena), dentro de una jornada de nivel general bastante mejor respecto al que suele contar el norte los miércoles. En la cancha estará los 4 primeros clasificados hace casi un mes en el Clásico Lord At War (L), y entre ellos parece volverá a resolverse la historia.

Aquella tarde guapeó de lo lindo Brad Check (Safety Check, 56 1/2 kg.) para vencer por medio cuerpo a The Best Hit (Hit It a Bomb, 57), con Secreto Boy (Suggestive Boy, 56) llegando tercero a 1 1/2 largo y Torino Kiin Ha (Señor Candy, 58)reprisando tras larga pausa cruzando la meta en cuarta posición al anca del anterior.

El desarrollo resultará nuevamente un factor fundamental en la definición, más que los kilos, que no variarán demasiado respecto al Lord At War. Ahora con una suelta exterior, Brad Check podrá venir balconenado un poco más la situación para ir a buscar la carrera de firme ya a partir de los metros finales del codo, seguramente, corriendo cerca de The Best Hit y Secreto Boy, con vocación de venir algo más adelante, generalmente.

Quizás el que pueda desnivelar sea Torino Kiin Ha, uno de los mejores potrillos de la última temporada en La Plata y que no corría desde septiembre. Ya libre de la inactividad, puede dar un salto en su nivel que le permita desquitarse.

No se terminan allí los candidatos, pues desde Santa Rosa, La Pampa, volverá a viajar Super Contento (Super Saver, 54), en buen momento, con la juventud de su lado y aportando como más fresco antecedente esa valiosa victoria sobre Ecunumi (E Dubai) sobre 1200 metros en Palermo y en buen tiempo.

Entonados desde las condicionales también llegan Che Mandrake (Vástago Salvaje, 53 1/2), Dom Dorva (Storm Embrujado, 52 1/2) y Holly María (Holly Boss, 52 1/2), todos livianitos y con 2 triunfos seguidos como carta de presentación, aunque dando la ventaja de su inexperiencia en este nivel.

De ellos, el que mejor pinta es Che Mandrake, con apenas 3 años y que tras llegar segundo debutando de Fundidor (Señor Candy) en uno de los pasos del Especial Encuentro Provincial, superó a ese rival por distanciamiento (injustol por cierto) en la Final Encuentro Provincial, para luego repetir con comodidad en una común.