Vuelven a medirse esta tarde en el Clásico Orange (L), sobre la arena de San Isidro, tras llegar primero y quinto en una fresca condicional porteña

En otro miércoles “alternativo”, el Hipódromo de San Isidro tendrá su pico máximo de atención con el Clásico Orange (L-1400 m, arena), un handicap para caballos desde los 4 años que reclutó apenas 4 participantes, toda una rareza dada la distancia y la condición establecidas.

Dentro de un grupo parejo, se le perdona la última a Brad Check, que antes había perdido en el disco y por medio pescuezo en el Handicap Mesa Alvear ante la fantasmagórica atropellada de Soviet Again (Seek Again), cuando cargó 52 1/2 kilos, medio menos con respecto a los que llevará en esta ocasión. Caballo generoso y muy atropellador, acaba de terminar quinto 10 1/2 cuerpos de Go Chrome Go (California Chrome, 54 1/2) en Palermo, y ahora le pide revancha sobre una superficie en la que siempre rindió mucho más.

Su verdugo de hace unos pocos días viene experimentando una levantada llamativa en su nivel, tras iniciarse dentro del plano de la CA. Ya había dado señalres con su tercero en el Clásico Cayetano S. Sauro, aunque luego patinó en otra condicional antes de su cercana conquista.

Como tercera opción se ubica a Comando Secreto (War Command, 53 1/2), que, después de vencer en dos ocasiones consecutivas, fue octavo a poco más de 2 cuerpos en el mencionado Handicap Mesa Alvear, una diferencia “descontable” con respecto al candidato de esta tarde.

Candy Cure (55) no corrió mal en el Clásico Telescópico, rematando a sólo 4 largos de Pulpito Corazón (Cosmic Trigger), y el hijo de Señor Candy intentará lucirse ahora cargando un bajo peso máximo.

El pequeño lote de participantes lo completa El Grand Grys (Grand Reward, 53), que enderezó su camino de un tiempo a esta parte, tanto como para, en su más fresca salida, finalizar tercero de Evo Revoltoso (Evocado) en el Clásico Jockey Club de Venezuela (L), a sólo el hocico del gradual Hatim (Asiatic Boy), que ese día completó la trifecta. Están alertados, entonces, con el crédito del Stud La Misión, de Tandil, que si gana no será una sorpresa tan grande.