Superando la marcha a entera voluntad de Sesenta y Medio, el abanderado del stud R.T. coronó su invicto sumando la versión 148 de El Ensayo MEGA (G1)

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- La ruta hípica tuvo intervalos este 2020 debido a la pandemia en la capital chilena, y los grandes clásicos fueron viendo los cambios de fecha con la ilusión de tener en carrera a los mejores elementos de la promoción. Pero las modificacione y la para dejaron a la versión número 148 de El Ensayo como la menos concurrida, quizás de la historia, pero no por ello la de menor calidad, pues en la escena más relevante de la temporada en el Club Hípico de Santiago, en recorrido de 2400 metros, aparecía el invicto Breakpoint, un hijo de extraordinario Constitution -padrillo de notables resultados en USA- que llegaba al primer domingo de diciembre en calidad de invicto, con cuatro logros a su haber, tres de ellos de nivel clásico y dos de G1, la Polla de Potrillos, y el Nacional Ricardo Lyon, donde acabó con la ilusión de Alaska Queen, su hermana paterna que veía caer su invicto, pero que anunciaba la revancha para la gran carrera de la grama – arena capitalina.

Con el aval del equipo de Patricio y Juan Pablo Baeza, más Kevin Espina en sus riendas, el abanderado del RT llegó a El Ensayo MEGA 2020 en versión pandemia, es decir, prácticamente sin público en las instalaciones de Blanco Encalada, buscando abrochar una campaña notable. Al cabo del recorrido se puede establecer que lo logró con absoluta facilidad, pues, pese a que el crono establecido no ingresará en los anales de la carrera (2m29s14/100), la victoria la escribió merced a la gran calidad del nacido en el Haras Don Alberto, copropietario en el hijo de Safawi (Seeking The Dia), pues Sesenta y Medio (Strong Mandate), nombre que saltó a la gran cita tras imponerse de muy buena forma en los 1.700 metros del Ignacio Urrutia de la Sotta (L) ocupó el mismo libreto que lo llevó a marcar la diferencia en aquel momento, e intentó unir partidor y meta de la mano de Pedro Robles ilusionando a su equipo en la recta de las definiciones, pues pese a los intentos del gran favorito, parecía que la historia no cambiaría, pero finalmente Kevin Espina logró el cambio de ritmo y estableció dos cuerpos a la llegada sobre su digno escolta.

De atrás aparecía Rienzzi (Verrazano) para ser tercero, lejos de los protagonistas, pero dejando establecido que podría seguir integrando el proceso selectivo, tanto en el Club Hípico de Santiago, o bien rumbo a Viña del Mar hacia la Temporada Grande, al igual que Buena Catador (Boboman), nombre que completó la tabla rentada de la prueba.

El ganador se llevó un premio de $ 77 millones (aproximadamente US$ 100 mil), completando en premios $ 150 millones (US$ 200 mil). Los parciales de la prueba fueron 28s80/100 para los 400 iniciales, mientras los 800 descontaron en 53s53/100 y los 1200 en 1m18s32/100. La milla quedó registrada en 1m42s57/100.

Párrafo aparte para el infortunio vivido por Alaska Queen, la segunda candidata de la prueba, muy indócil en la previa, con Oscar Ulloa tratando de tranquilizarla, pero finalmente quedando en carrera, más por ilusión que por lógica, lo que explica el séptimo lugar alcanzado a la llegada.

Sin el marco de público tradicional que recibe la gran carrera del Club Hípico de Santiago, por motivos lógicos, en un año muy especial, que lamentablemente nos marcará por siempre, tanto al suelo nacional, como al mundo entero, la figura de Breakpoint quedará en la historia, como el mejor elemento del pasto, con chances innegables de pasar a USA con el aval de sus propietarios, o bien de transformarse en una de las ventas más importantes de la Región esta temporada, pues su pedigree lo hace un candidato excluyente a la exportación.

De quedarse en Chile habrá que ver si se animan a ir a El Derby (G1) del Valparaíso Sporting a comienzos de febrero, pues la ilusión de acceder al Latinoamericano (G1) en marzo próximo, la prueba mejor remunerada de Sudamérica ya no está presente ante el cambio de fecha dictaminado por las autoridades de OSAF.

Fernando Ojeda V.