El campeón chileno tuvo un estreno perfecto en manos del veterano preparador, luciéndose en el tradicional largometraje de Santa Anita Park; Tyler Baze estuvo en sus riendas

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- La historia célebre y extensa del San Juan Capistrano Stakes (G3-2800 m, césped, US$ 125.000) de Santa Anita Park sumó este domingo un nuevo ganador sudamericano, el tercero nacido en Chile. Como el inolvidable Cougar (Tale of Two Cities) en 1971, y al igual que Quick Casablanca (Until Sundown) en 2016, ahora fue el campeón Breakpoint el que alzó el preciado trofeo, ese que también ganaron los argentinos Miss Grillo (Rolando, 1949), Niarkos (Again, 1967 y 1968), Practicante (Pronto, 1972) e Interaction (Easing Along, 2013.

La noticia con el hijo de Constitution fue sumamente grata, ya que inició de la mejor forma una nueva etapa en su campaña aquí, que hasta ahora sólo había sumado decepciones. Ahora preparado por el veterano Neil Drysdale, y reprisando tras casi 8 meses de inactividad, el caballo del Don Alberto Stable exhibió una linda dósis de coraje para prevalecer por escaso margen y en un final estupendo.

Con Tyler Baze en sus riendas, Breapoint superó por cabeza, medio cuerpo y pescuezo a Red King (English Channel), Avenue (Quality Road) y Dean Martini (Cairo Prince), liderando desde principio a fin y levantando una pared en la recta final, para consumar la hazaña en 2m47s32/100, tras parciales de 47s97/100, 1m13s10/100, 1m39s7/100, 2m4s78/100 y 2m30s22/100.

Neil Drysdale, que sumó su quinto lauro en el San Juan Capistrano, comentó tras la victoria: “Estoy muy contento por el caballo. Recibió una conducción de clase y me pone muy feliz verlo retomar la forma que antes había mostrado en Sudamérica, donde realmente se había lucido mucho.  Ahora es tiempo de disfrutar, premiarlo con algunas zanahorias y luego ver cómo sigue su campaña”.

Por su parte Baze, el jockey, que el día anterior había sido segundo con la argentina Blue Stripe (Equal Stripes) en el Santa María Stakes (G2), contó: “Lo había trabajado en un par de oportunidades y le sugerí a Neil que mientras más distancia podamos correrlo, sería mejor para él. Puede correr todo el día y aprendimos mucho de él en esta primera carrera con nosotros. No necesita demasiado, sólo quiere correr libre; después de esta carrera podemos esperar verlo rendir todavía mejor en el futuro”.

Después de una primera etapa en la Unión para el olvido, Breakpoint mostró que todavía tiene mucho más por dar, y sin dudas es una gran noticia para el turf chileno y sudamericano.