El entrenador de Laurel River se mostró emocionado y agradecido ante la gran victoria de su caballo en la Dubai World Cup

Por Diego H. Mitagstein (Enviado especial de Turf Diario a Dubai, Emiratos Árabes Unidos)

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos (Especial para Turf Diario).- Hasta hace apenas un puñado de años el nombre de  Bhupat Seemar no era conocido para la mayoría en el mundo de la hípica. Sin embargo, cuando su tío Satish sufrió una sanción y fue suspendido, tomó las riendas del Zabeel Stables aquí y empezó a transitar su propio camino, ese que el último fin de semana lo llevó a vivir lo máximo: ganar la Dubai World Cup.

A los pies de muchos de los rascacielos que de noche iluminan el cielo de Dubai y que de día conforman un paisaje increíble en el medio del desierto, el entrenador tiene su base, en el medio de la ciudad, aunque para la próxima temporada deberá dejar su casa de siempre para mudarse al Green Stable que primero ocupó Erwan Charpy y en los últimos tiempos tuvo como huéspedes a Antonio Cintra y Julio Olascoaga, pues su histórica caballeriza se convertirá en un emprendimiento inmobiliario.

Bhupat, que arrasó en el Carnaval y que conforma junto con el estadounidense Doug Watson la yunta de entrenadores locales más fuerte, cerró de la mejor forma la temporada, pues además de llevarse la prueba máxima de la noche también se impuso con Tuz (Oxbow) en la Dubai Golden Shaheen (G1), sobre 1200 metros.

Ya en terreno firme, con menos efervescencia y la cabeza más fría, Seemar cuenta: “Cuando faltaban 400 metros para el disco y miré hacia atrás, sus rivales venían haciendo un esfuerzo grande para seguirlo y ahí pensé que iba a ser muy difícil que lo alcanzaran”.

Obviamente la referencia es hacia Laurel River, el brillante ganador de la World Cup y sobre el que esperaba lo mejor para la gran noche: “Cuando veía lo que hacía en sus trabajos me preguntaba a mí mismo qué caballo en el mundo le iba a poder ganar si no había uno como Frankel. Obviamente es una exageración, pero estaba seguro de que iba a ser muy complicado de vencer”.

El hijo de Into Mischief siempre corrió de punta y para Bhupat el tema del desarrollo ante la partida externa que le tocó en suerte no era menor, por eso explica: “Si se larga de la mitad, es lo mejor; pero si se larga de adentro hay que ir al frente. Desde afuera, uno puede tener plan A, B, C o D. El caballo largó bien y queríamos ir al frente y por dentro, aunque si alguno salía a pelear manejábamos otra opción. La forma en que fue Hacia adelante fue muy importante porque Tadgh no tuvo que usar demasiada nafta, el caballo lo hizo natural y fácil. No miré a sus rivales, me preocupé por él y que pudiera hacer lo que habíamos planeado”

La Dubai World Cup es el Kentucky Derby o el Prix de l’Arc de Triomphe para todos los profesionales que forman parte del staff del Dubai Racing Club fijo en esta ciudad maravillosa, por eso no asombra que Seemar cuente que: “Vi la primera edición de la Dubai World Cup, y la ganaron muchos de los grandes campeones de los últimos tiempos como Cigar (Palace Music), Arrogate (Unbridled’s Song), Silver Charm (Silver Buck), y nunca pensé que iba a tener un caballo capaz de correrla y mucho menos de ganarla como nos pasó”.

Sobre el final, el cuidador dedica sus palabras a quienes lo ayudan a llevar su labor adelante y hace justicia: “Estoy agradecido con toda la gente de mi equipo y mis clientes, que me traen grandes caballos para preparar; tenemos notables jockeys y mi familia que me da un soporte grande para poder trabajar”.