El tordillo ganó este sábado por varios cuerpos el Withers Stakes (G3) en Aqueduct, y mostró buena capacidad para la distancia

SOUTH OZONE PARK, New York (Especial para Turf Diario).- Pocos son los logros que le restan por alcanzar en su función como padrillo a Candy Ride, aunque el Kentucky Derby (G1) sigue siendo una asignatura pendiente. Pues bien, el crack argentino encontró este sábado en Aqueduct un nombre para empezar a soñar con que pagar esa deuda puede ser posible: Hit Show.

Confirmando todo lo bueno que venía de mostrar al llevarse un allowance en Oaklawn Park, y como favorito del público, el potrillo que Brad Cox prepara para Gary y Mary West alcanzó una muy sólida victoria en el Withers Stakes (G3-1800 m, arena normal, US$ 250.000 en premios), carrera que fue pasada del sábado 4, cuando la reunión se suspendió debido al frío.

Con Manny Franco en sus riendas, el nieto de Tapit mostró lo mejor de su parte en el derecho, cuando arrancó abierto para dar cuenta por los 200 metros del puntero Andiamo a Firenze (Speightstown) para desprenderse y llegar a destino con 5 1/2 cuerpos de ventaja sobre Arctic Arrogance (Frosted), en flojitos 1m54s71/100.

“Estamos orgullosos del caballo y de su performance. Tuvo tiempo para recuperarse de su último esfuerzo en Oaklawn y creo que corrió una gran carrera”, contó Brad Cox sobre el tordillo que sumó 20 puntos en la carrera por llegar al inicio de la Triple Corona de los Estados Unidos y con el que Candy Ride tiene una carta para ir prestándole atención. No sea cosa que después…