La hija de Giant’s Pleasure dominó de punta a punta, mostrando mucha velocidad inicial y un final poco lujoso

Se esperaba una victoria de Candy and Beauty en el Clásico Jamelao (L-1400 m, arena), la prueba central del viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo y, a la hora de la verdad, todo transcurrió por los carriles de la lógica. Gran favorita, la zaina del Stud Feli Paul dominó de punta a punta a las 4 rivales que le salieron al cruce, con una velocidad inicial llamativa y un cierre que no fue precisamente de los más lujosos.

Con 60 kilos, dada la escala de peso por edad, la zaina presentada por Roberto Landola sacó varios cuerpos bien temprano, se afirmó al pisar el derecho y recorrió el tramo desde la Especial al Paddock sin moros en la costa.

Desde la zaga la que más fuerte atropelló fue Rye Beauty (Catcher In the Rye), terminando como escolta a 2 1/2 largos y con idéntico margen sobre Noche Plateada (In the Dark), que completó el podio. A 6 más, Llama Violeta (Fortify) quedó cuarta -con dificultades para girar el codo- y a la cabeza cerró la marcha una desconocida Cool Berry (Grand Reward), todo tras 1m24s54/100 marca razonable para una cancha brava.

Gustavo Calvente nunca le pidió el resto a Candy and Giant, cuyos 400 metros finales no fueron lujosos, tanto que remató en 24s49/100, sin una acción que invitara a pensar que si era exigida pudiera resistir, aunque ese esfuerzo del comienzo evidentemente le pasó factura.

Por Giant’s Pleasure, un Giant’s Causeway titular de 4 triunfos condicionales en 54 actuaciones, y Sweet Crush (Not for Sale), hermana del G1 Stripes Song (Sultry Song) y de la clásica Platinum Sale (Not for Sale), ahora Candy and Giant exhibe 5 victorias en 9 salidas y entre los 1200 y los 1400 metros parece estar su fuerte, incluso, hasta pudiendo volver a la recta. Más arriba, habrá que ver cómo responde.