Entre los potrillos y las potrancas el panorama es por demás parejo en la previa; millones de pesos en varios pozos asegurados

Su mejor reunión de la semana reservó para este domingo el Hipódromo de San Isidro, con una propuesta bien interesante en la pista y también en ventanillas, pues serán varios millones de pesos los que garantizarán pozos en diferentes apuestas.

En el plano de los clásicos, habrá doblete. Por un lado, los potrillos se medirán en el Candy Ride (L-1400 m, césped), mientras que las potrancas tendrán una cita bien interesante en el Empiric (1400 m, césped), ambos sobre la diagonal.

En el tributo para el crack de los cracks cuesta “un pulmón” encontrar una carta firme, ya que sobran las opciones. Por ejemplo, Dzik (Portal del Alto) baja las pretensiones después de ser sexto en la Polla (G1), a la que llegó tras vencer en el Old Man (G3). Por dentro arrancará Suiting (Full Mast), fresco vencedor en el Clásico Vilmar Sanguinetti bajo similares circunstancias y con mucha experiencia acumulada.

Enfrentando por primera vez a los mayores, el platense Jobetto (Safety Check) corrió fenómeno para escoltar desde 5 cuerpos al G1 Nacho Surge (Storm Surge) en el Clásico Pedro Chapar (G3), sin olvidar que antes, corriendo adelante, había sido cercano cuarto de Suiting en el Sanguinetti,

Inadvertido Dubai (E Dubai) es una encomienda porteña para respetar al máximo, y desde La Plata avisan que corre mucho el invicto Sale Violento (Violence). Qué Suertudo (Cityscape) no por nada ya ganó dos veces y Acteon (Angiolo) es capaz de terminar adelante sin ser sorpresa.

Las “chicas” no quieren ser menos y un rato antes seguramente deslumbre en el Empiric, con varios nombres de muchísimo porvenir. Titular del Gran Premio de Potrancas (G1), Tropeadora (foto) no pudo repetir en el Juvenile Fillies (G1) ni en las 2000 Guineas (G1), pero tranquilamente puede volver por sus fueros.

Simonne (Grand Daddy) se llevó el Manuel J. Güiraldes (G3) de Palermo y luego fue sexta en la Polla, y es otra que aspira a reivindicarse, como Walnut Grove (Orpen), de la que se esperaba bastante más cuando quedó tercera de Lilica (War Command) en el Clásico Bayakoa (L), la carrera donde Che Evasora (Greenspring) terminó adelante por la cabeza para ser distanciada por molestar. Quiere revancha la defensora del Stud Montana, y vaya si puede conseguirla.

Y el Haras Cachagua se la juega con Creme de la Creme (Treasure Beach) que no deja de mejorar y porta dos triunfos consecutivos como carta de presentación. Quedarse con todo es una posibilidad evidente para ella.