La rosarina, inactiva desde que a principios de mayo se llevó en el césped de Palermo el Clásico Sumatra, llevará exigentes 61 kilos

Y llegó el día en que un miércoles de carreras en el Hipódromo de San Isidro no tendrá ningún turno de categoría alternativa en su programa. Tampoco se tirará manteca al techo en materia de calidad, pero es una señal interesante al respecto, después de un abuso permanente de un nivel que fue creado justamente como una “alternativa” y que con el paso del tiempo y de sus premios considerablemente más bajos que las pruebas abiertas, enamoró a los dirigentes para utilizarla a destajo.

Se anuncia el traslado del césped a la arena de la segunda y la tercera competencias, como así también una batería interesante de pozos, con 16.500.000 pesos distribuídos entre garantizados y algunos incrementos, como para entonar al público. En materia jerárquica, lo mejor lo aportará el Clásico Etoile (L), que sobre 1200 metros medirá yegua de 4 años y más edad bajo régimen de handicap.

Interesa volver a ver en acción a la rosarina Capa Que Si (Lizard Island), destinataria del peso máximo de 61 kilos y que a principios de mayo se llevó sobre el césped de Palermo el Clásico Sumatra, la quinta y más importante conquista de su productiva campaña. 

Le sobrarán rivales a la defensora del Stud San Lorenzo, tal el caso de Mascota Virtual (Sidney’s Candy, 56 1/2), que si bien viene de caer en un par de condicionales supo quedarse con el Clásico Enero y perder de gusto el General Alvear (L) ante Pura Bellota (Manipulator). O la agrandada Testarda (Roman Ruler, 58), que atropellando largo acaba de imponerse en el Handicap Transporte García 88vo. Aniversario, en la arena porteña.

Si hay ritmo fuerte al frente, como puede adivinarse, Atrevida Tanto (Greenspring, 58) podrá echar mano a su atropellada, esa que en esta misma cancha la llevó a vencer en el Clásico Vale Dori, para luego sumar algunos arrimes interesantes, aunque sin responder a la sensación que dejó esa tarde.

Es buena la actualidad de City Attend (Cityscape, 55 1/2), como así también lo que vienen haciendo Punta India (Lizard Island, 56) y Lucy May (Cima de Triomphe, 57), como para darles un tinte de sorpresas probables en una carrera bastante pareja.