El hijo de Awesome Patriot fue terminante para imponerse en el Clásico St. Leger (G1)

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Por cuarta temporada consecutiva el Hipódromo Chile puede darse el lujo de disfrutar un ganador de su Triple Corona. Como Incentive Boy (Boboman), Big Daddy (Grand Daddy) y la fenomenal Wow Cat (Lookin At Lucky), ahora fue el talentoso Cariblanco el potrillo que logró unir cada uno de los pasos, haciéndose acreedor al potente bono de 500.000 dólares.

El hijo de Awesome Patriot y Entera Buena (Hurricane Cat) criado por el Haras Santa Sara no tuvo contemplaciones con los 13 rivales que le salieron al cruce en el Clásico St. Leger (G1-2200 m, arena), llegando a la meta con 7 1/4 cuerpos de ventaja sobre Bailo (Mastercraftsman), ratificando todo lo bueno que se le había visto cuando conquistó las Dos Mil Guineas (G1) y el Gran Criterium Mauricio Serrano Palma (G1), las dos etapas previas de la Triple Corona.

Hizo todo bien el alazán presentado por Amador Sánchez Q., que dejó a Vamos Chileno (Daddy Long Legs) moverse en la delantera hasta la última curva, lo dominó allí sin ningún tipo de esfuerzo y ofreció un show inmenso en la recta final, sacando cada vez más cuerpos de ventaja.

Bailo mejoró desde atrás para ser su escolta a los mencionados 7 1/4 cuerpos, con otros 4 1/4 largos hasta Magic Dad (State of Play) que completó la trifecta, todo tras 2m20s97/100. Jaime Medina le dio una conducción lógica al defensor del Stud Hermano Querido, aunque con la imprudencia de pararse en sus estribos cuando todavía quedaban casi 100 metros por recorrer; a veces hay que saber contener la alegría en tren de no “buscar” esos imprevistos que en la hípica son moneda corriente…

Lo de Cariblanco fue brillante, pues fue el ganador del Clásico El Debut Potrillos del Club Hípico bien temprano a los 2 años -superando al mismísimo El Pícaro (Lookin At Lucky)…-, sobre el kilómetro y en el césped, teniendo la capacidad para ir superando los diferentes escollos del proceso selectivo y encontrar con el tiempo, las distancias y su desembarco en la arena del Chile su mejor versión.

También dueño del Clásico Luis Subecaseaux E. (L) y segundo de Hakuna Matata (Layman) en el Cotejo de Potrillos (G3), quizás los dólares vuelvan a aparecer tras semejante consagración -ya había habido intentos de comprarlo desde el exterior. Sino, el camino parece bastante claro, pues tiene por delante El Derby (G1) de Viña del Mar y a continuación el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), que en 2019 se correrá en el Club Hípico de Santiago.

Cariblanco hizo historia y se alzó con la Triple Corona y los 500.000 dólares de bono, dando continuidad a una seguidilla de cracks realmente llamativa que viene teniendo la posibilidad de disfrutar el público del Hipódromo Chile.