Carly Etchechoury: “Buscaba un cambio de vida”
8 Agosto, 2018 Share

Carly Etchechoury: “Buscaba un cambio de vida”

Desde noviembre, el cuidador será exclusivo de Rubio B., encabezando un proyecto mejorador

“Estaba buscando un cambio de vida y con la decisión que tomé, creo que lo encontraré”, cuenta Juan C. Etchechoury (h.) al confirmar la noticia que hacía varios días venía circulando en el ambiente hípico nacional. Uno de los mejores entrenadores de la historia, cerrará su caballeriza “pública” para convertirse en preparador exclusivo del Stud Rubio B., encabezando un proyecto diagramado a la par de Ricardo y Nicolás Benedicto.

Suena tranquila la voz de “Carly”, relajada; renovada; se lo nota entusiasmado con el desafío tan particular que, se prevée, comenzará en noviembre próximo, cuando finalice el vínculo que la divisa tiene hoy vigente con Miguel Cafere. “Hemos venido trabajando en el último par de meses para empezar a implementar lo que charlamos y también en ir hablando con mis patrones para informarles mi decisión y darle a ellos, con tiempo, la posibilidad de buscar nuevos cuidadores para sus caballos”, agrega. Firmamento, Vacación y Don Alberto son algunas de las caballerizas que dejarán de contar con los servicios del hermano mayor de los Etchechoury; de ellas, Firmamento ya dio a conocer que esos ejemplares pasarán a manos de Alfredo Gaitán Dassié, mientras que en Vacación y Don Alberto no hay decisión final aún.

“Con mi nueva posición sólo tendré que preocuparme por hacer lo que más me gusta: entrenar caballos de carrera; y tratar de ganar, claro; podré analizar más tanquilo muchas cosas de mis caballos a las que antes no podía darle todo el tiempo que yo quería, porque las responsabilidades pasan además por manejar cuestiones inherentes a cualquier stud, y que no se pueden derivar. No es fácil en la Argentina cuidar a pensión”, deja trascender.

Cuenta Carly: “Llevo mucho tiempo en este negocio, pero mis ganas están intactas; todo proyecto renueva las ilusiones, y más este, que, particularmente, me encanta. Lo limamos bastante con Ricardo y Nicolás y, si bien aún quedan algunos detalles por acomodar, está básicamente armado. Se que estoy dejando cosas muy fuertes e importantes atrás; relaciones de muchos años como las que tengo con Juan Carlos Bagó y con la familia Zavaleta. Pero hoy considero que estoy tomando el camino correcto, que encuentro con todo esto una tranquilidad que necesitaba; que mi vida me pedía”.

Juan C. Etchechoury (h.) comenzará a entrenar un grupo de caballos de Rubio B. en Palermo y otros en la pista del Haras La Madrugada, y revela algunos detalles del acuerdo: “Las dos partes nos debemos exclusividad y la cantidad de ejemplares a mi cargó rondará los 50 en cada sede, sea Palermo o La Madrugada. Me entusiasma poder tener la posibilidad de darle a mis caballos lo que necesitan, buscarle la vuelta, llevar y traer del campo. Ya trabajé mucho tiempo en Palermo en la época que tenía a mi cargo el Haras Caryjuan, por lo que abandonar el Campo 2 para radicarme allí no es una preocupación; conozco muy bien todo”.

Salvando las distancias, por supuesto, Carly tomará una posición similar a la que Aidan O’Brien ocupa en Coolmore, teniendo peso en la vida de sus caballos prácticamente desde su nacimiento, en una jugada a la que nuestra hípica no está acostumbrada, fuerte, pero que quizás permita a Rubio B. y Carly llegar al objetivo: tener calidad y ganar carreras importantes.

“Voy para sumar y hacer a la caballeriza lo más competitiva posible; mejorar en todos los aspectos que podamos. Ricardo me dejó en claro su inquietud por hacer todo lo que esté a nuestro alcance para crecer. Espero y quiero ser el mejor; y para eso voy a trabajar como si recién empezara”, confiesa el cuidador, dejando notar su entusiasmo por lo que se viene.

Se lo consulta si las cuestiones que conlleva tener muchos caballos y muchas caballerizas, los riesgos existentes y que últimamente están quedando en evidencia con varios nombres importantes, influyeron a la hora de dar el gran paso.

Y no duda un segundo en contestar: “Hoy nosotros tenemos cero defensa, hay muchos colegas que no merecen lo que están pasando, y toda esta actualidad me preocupa muchísimo; empujó. Teniendo un sólo stud, mucho compromiso de su gente, te da tranquilidad en el trabajo. Está perfecto que seamos los responsables siempre, está entre nuestras cuestiones, pero el sistema no acompaña. Cualquiera puede llegar a un medicamento y le sobran momentos para hacer el mal, si lo quieren hacer. ¿Quién puede pensar que Dany (Etchechoury, su hermano), Pellegatta o yo necesitamos darle cocaína a nuestros caballos para que ganen? La gente no tiene idea de muchas cosas y todo esto generan comentarios que no son justos. En Estados Unidos nadie que no sea el veterinario puede inyectar o medicar un caballo, y eso te blinda y blinda al turf”, se tiende Carly sobre un tema de muchisima actualidad y que preocupa.

El proyecto tiene todavía que definir algunos nombres y colaboradores, pero en lo macro está delineado. Está entusiasmado Juan Carlos Etchechoury (h.), listo para hacerse cargo de uno de los studs más grandes del país en exclusividad. Con ganas de ser mejor todavía de lo que es hoy; no está mal tener ambición. La apuesta es fuerte y renovadora, como Carly dice, lo que él estaba buscando…

Diego H. Mitagstein