La jornada del lunes en Palermo dejó caras felices en la tesorería y algunos triunfos que sobresalieron en lo condicional

Ya sin las luces altas de la gran jornada que se vivió el último sábado, el Hipódromo de Palermo bajó al llano este lunes para una reunión intrascendente pero que terminó con una sonrisa en la tesorería, pues se recaudaron 41.948.647 pesos, consolidando una tendencia en las apuestas de las últimas semanas, aún sin una presencialidad plena y con el juego remoto todavía reducido.

En la pista el Clásico Pablo G. Falero y el triunfo de Sortija Wont (Le Sortilege) dominaron la cuestión, aunque hubo también otros puntos destacados, como el Premio Storm Dynamico, que sobre 1200 metros y en la arena húmeda enfrentó a potrancas de 3 años titulares de una conquista y ofreciendo un final estupendo.

Las sonrisas fueron todas para Madonna Key (Key Deputy y Tatiana Cat, por Easing Along, Haras El Alfalfar), que encontró un premio importante para su generosidad de correr siempre al son de la banda, frenando por apenas la cabeza la atropellada exterior de Consejista (Cosmic Trigger), que largó caminando, quedó lejos y terminó perdiendo una de novela.

Brian Enrique estuvo tan preciso como siempre con la pupila de Carlos D. Etchechoury (presentada por Juan Manuel, su hijo), favorita en las apuestas y defensora de los colores del Stud Gran Muñeca. La zaina había ganado debutando a mediados de julio sobre este mismo tiro pero en la tierra de San Isidro, siendo luego cuarta de Walnut Grove (Orpen) en la grama y sobre 1400 metros, cuando la misma Consejista se le había adelantado por 2 1/2 cuerpos.

Otra de las condicionales más destacadas de la fecha fue el Premio Prince Boy, competitivo turno sobre el kilómetro y en el que midieron fuerzas yeguas de 5 años y más edad con tres o cuatro conquistas en su haber. Allí, en otro cierre ajustado, La Remota (Remote y La Visitación, por Roman Ruler, Haras Vacación) mantuvo su andar firme de los últimos meses venciendo por 3/4 de cuerpo y medio pescuezo a Evangel Nistel (Van Nistelroooy) y La Barbra (Grand Reward), dos sprinters de neto corte clásico.

Corrió fuerte La Remota, atendida por Angel Cámpora para la caballeriza Valle María y sobre la que se lución William Pereyra. Su tiempo de 56s97/100 fue por demás positivo en una cancha brava y ahora llegó a cuatro festejos, con la posibilidad de volver a mostrarse en esta misma categoría o de volver al plano jerárquico, donde venía de terminar tercera en el Handicap Taba, cuando adelante terminó la G3 Elcisa (Angiolo).