Si bien no está entre los máximos favoritos, el hijo de Dialed In ofrece una de las historias más jugosas en la previa a la gran carrera de este sábado

Por Gustavo S. González

Va a ser difícil ver a Finnick the Fierce (Dialed In) con el bouquet de rosas rojas del Kentucky Derby y visitando ese sagrado pedazo del infield de Churchill Downs que sólo pisan los ganadores del clásico. ¿Es imaginable esa imagen? ¿Es el potro que entrena el debutante Rey Hernandez, que además es uno de sus propietarios, uno de esos lances imposibles en una gran carrera? Las respuestas: sí a la primera pregunta, no a la segunda. Claro, está 50 a 1 en las apuestas tempranas y viene de entrar séptimo en el Blue Grass Stakes (G2), en Keeneland, pero se colgó una medalla que sólo dos caballos tienen, porque aventajaron a Tiz The Law, en la única derrota en la campaña del gran favorito de la que este año es la segunda gema de la Triple Corona de los Estados Unidos. Y ocurrió en el Kentucky Jockey Club Stakes (G2-1700 m), también en el hipódromo de la ciudad de Louisville.

Fue en noviembre del año pasado, cuando esta generación (2017) era la más nueva  en la pista, aún con 2 años, y Tiz The Law resultó un favorito aplastante allí, después de su victoria en el Champagne Stakes (G1-1600 m-Belmont Park), por cuatro cuerpos. Tras una mala largada, con algún choque, Sonny León, su jockey, lo dejó atrás y en la recta atropelló abierto; no pudo con el tordillo Silver Prospector, que lo superó por 3/4 de cuerpo, pero le sacó el segundo puesto a Tiz The Law, por la cabeza.

Mucha agua corrió bajo el puente después. Por de pronto, Tiz The Law nunca volvió a ser vencido y Silver Prospector no correrá el Derby después de dos flojas actuaciones en el Arkansas Derby (G1-1800 m-7°) y el Rebel Stakes (G2-1700 m-6°). Finnick The Fierce fue irregular: 3° en el Arkansas, antes del 7° en el Blue Grass, por mencionar dos ejemplos de su derrotero y ahora volverá a tener a Martin Garcia en la montura, con el que consiguió muy buena colocaciones.

Finnick The Fierce (“Finnick el Feroz”) tiene una historia y un presente. Todos los caballos los tienen. Por una catarata congénita, perdió el ojo izquierdo y se puede apreciar (conociendo el dato, claro) cómo tuerce su cabeza hacia “el lado bueno” cuando corre. Kellie Reilly cuenta en Brisnet.com, en un artículo que reproduce kentuckyderby.com, que Paige Gilster, una estudiante de la Iowa State University, buscaba una yegua madre y que el doctor Dick Bowman, su profesor, le recomendó visitar el Second Chance Adoption Ranch, para caballos pensionados. Allí eligió a Southern Classic , una hija de Southern Image (Halo’s Image), en madre por Regal Classic, atraída por la familia materna, gobernada por Halo, que mostraba múltiples ganadores clásicos. “Todos parecemos tener un sentimiento por los caballos de carrera. Uno puede encontrar talento en ellos, pero si no tiene corazón, no va a ninguna parte”, comentó Gilster.

Southern Classic ganó un par de carreras de escaso nivel y su entrenador y sus dueños se la enviaron a Bowman, luego de que sufriera una lesión. Paige la compró y la llevó a Kentucky tras dar una primera cría por Newport, para lo cual puso en juego sus conocimientos hípicos adquiridos en la universidad, y le buscó un padrillo “alto, bien desarrollado muscularmente y de mucho hueso”. En la línea de A.P. Indy, mejor, pensaba. Así, eligió a Dialed In (Mineshaft). Todo fue bien hasta que en Hagyard descubrieron que por una rara catarata congénita el potrillo nacido el 22 de abril de 2017 presentaba una malformación en el ojo derecho, imposible de subsanar. “Tal vez pudo ver sombras en los primeros dos meses, sólo eso”, recordó la criadora. Luego de que no se encontrara solución, el ojo le fue extirpado.

Gilster lo bautizó “Finnick The Fierce” para que cualquiera que lo compre no relacionara su ceguera en el nombre. El doctor Arnaldo Monge, que lo atendió en Hagyard, finalmente lo compró por 3000 dólares, luego de que potrillo pasara por las ventas sin suerte, y se lo llevó a Rey Hernández, que al reconocer su potencial compró la mitad de la propiedad. Ahora todos, incluida Paige, rezan para que haya pista pesada el sábado en Churchill Downs. En ese terreno, Finnick The Fierc fue mejor que Tiz The Law.

CRACKS CASI CIEGOS, PERO FENOMENALES

 Patch (Union Rags), 14° en el Derby de 2017, también era tuerto. Ese día ganó Always Dreaming (Bodemeister); a los dos los entrenaba Todd Pletcher. Pollard’s Vision (Carson City), aquel que debe su nombre a Red Pollard, el jinete de Seabiscuit, ciego de su ojo derecho, también corrió la Carrera por las Rosas. Aquí tenemos a Emotion Orpen (Orpen), súper ganador clásico de Firmamento, que estará el 11 de septiembre en el Estrellas Classic. La lista es larga.