La notable potranca del Stud Tinta Roja lleva 7 éxitos en fila y salta de los 1200 a los 1500 metros ante rivales complicadas

Imparable, deslumbrante en muchos casos, Celestial Filly lo arriesgará todo esta tarde en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1), dentro de una jornada hípica en el Hipódromo Argentino de Palermo que promete romperla toda. Invicta en 7 salidas, no sólo pondrá en juego aquella condición, sino también su indiscutible liderazgo generacional, forjado con triunfos en todas las superficies y en las 3 pistas principales del país.

Van casi 5 meses de disfrutar a la hija de Lizard Island, que se llevó en el comienzo la clasificatoria y la final del Clásico Precoces en La Plata, luego se impuso a los machos en el Clásico Congreve (L), sobre el césped de San Isidro; tomó por asalto la arena porteña en el Carlos Casares (G3), volvió al Bosque para añadir a su récord el Mercader (L) y, otra vez en Palermo, conquistó el Clásico Saturnino J. Unzué (G2). En su despedida, hace poco más de un mes, frenaba con lo justo el embate de Madonna Benois (Angiolo) y sumaba el Clásico Derli A. Gómez (G3).

La de Palermo siempre pareció ser la pista que mejor le cayó y será allí donde asuma el reto de dar el salto más bravo de todos, subiendo desde los 1200 a los 1500 metros, en la carrera que será bisagra en su campaña, la que indicará si la velocidad y la precocidad son sus mejores cualidades o si le puede agregar capacidad para llegar más lejos.

Generosa, siempre dispuesta a jugarse desde el vamos, Celestial Filly tendrá varias rivales de mucho peligro acompañándola en las gateras, como Jalimba (Señor Candy) y Ayra Stark (Cosmic Trigger), segunda y cuarta, respectivamente, en el Unzué y que le exigen revancha. La primera de ellas seguramente se jugará al frente.

Desde el stud de Gustavo Scarpello llega Soy Yarquén (Seize), de espectacular triunfo en su debut por 10 cuerpos aquí y que en privado no hizo más que mejorar, mientras que José Luiz Correa Aranha aportará el nombre de Catriona (Fortify), que vuelve a la cancha de su cuarto al estrenarse después de ganar bárbaro sobre la grama de San Isidro, superando un desarrollo adverso.

La tercera invicta del grupo es Joy Rosy (Fortify), que cuenta con la invalorable experiencia de haber salido de perdedora sobre 1400 metros en buen estilo, y queda por contar sobre la presencia de la perdedora Full Orizaba (Full Mast), aún perdedora, sin experiencia sobre tierra, pero escolta de De Marina (Treasure Beach) en el Eliseo Ramírez (G2).