La potranca platense tendrá 9 rivales exigentes en el tradicional clásico porteño, entre ellos a Jalimba, vencedora por 13 cuerpos

La estupenda jornada de este sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo también guardará espacio para un nuevo paso dentro del proceso selectivo para las potrancas de 2 años con el Clásico Saturnino J. Unzué (G2-1200 m, arena). Llegó la hora de doblar en el centro para las chicas, de hacer que la velocidad se estire y cachito, de empezar a transitar una etapa más exigente.

Con 5 de 5 en su récord, la presencia de Celestial Filly (Lizard Island) es superlativa, aunque tendrá varias rivales que vienen de ganar fenómeno y harán todo lo que tengan a su alcance para destronarla. La alazana del Stud Tinta Roja ganó aquí el Clásico Carlos Casares (G3) con muchísima facilidad, para luego llevarse en el Bosque el Amilcar A. Mercader (L), aunque ya sin tanta comodidad, sobre todo, para alcanzar. Sin dudas esta será una prueba de fuego para ella.

Entrenada en la villa hípica porteña, Jalimba (Señor Candy) tardó 3 carreras en abandonar la última de las categorías, pero lo hizo con tanta facilidad sobre la misma distancia que recorrerá ahora que es una invitación a la confianza. La alazana fue terminante para derrotar por 13 cuerpos a Dejala Pass (Distinctiv Passion) en1m10s40/100 y de galope. 

Celestial Filly no es la única invicta, pues esa condición también portan Ayra Stark (Cosmic Trigger), Empresaria Hot (Daddy Long Legs), Sibenik (Full Mast), Doña Perfume (Full Mast), Rain Richard (Emperor Richard) y Kostya (Orpen).

De todas ellas, Doña Perfume, reservada del Haras San Benito, fue de las que más gustó, imponiéndose por 5 largos en las 12 cuadras de césped del Hipódromo de San Isidro, aunque ahora deberá afrontar el siempre difícil cambio de superficie.

Miguel Suárez esperó todo el tiempo que hizo falta a Ayra Stark, que allá por mediados de enero le ganaba a la mencionada Jalimba por medio cuerpo en 1m9s61/100, ilusionando a todo su equipo.

La lista la completan Rebelde Chuck (Chuck Berry) y Gherardini (Angiolo), que buscarán hacerse fuerte en los 1200 metros y transformarse en sorpresas de una carrera que será imposible no seguir de cerca.