Se confirmó la droga hallada en El potrillo y la potranca preparados por Bob Baffert, cuyo abogado expresó que los mismos se debieron a una contaminación involuntaria

HOT SPRINGS, Arkansas (Especial para Turf Diario).- La Arkansas Racing Commission (ARC)  recibió finalmente las pruebas de los dos caballos preparados por Bob Baffert y que ganaron el día del Arkansas Derby, dando luego positivo en el análisis antidoping. A través de su abogado, el preparador dijo que apelará los estudios en los que se hallaron rastros de lidocaína en Charlatán (Speightstown) (foto), que se impuso en uno de los turnos del Arkanas Derby, y en la potranca Gamine (Into Mischief), que se quedó con un allowance esa tarde para luego vencer por demolición y en tiempo récord en el Acorn Stakes (G1) de Belmont Park.

Segun informó The Blood-Horse, después de que un análisis se confirma positivo, típicamente la ARC establece la posibilidad de un descargo para los involucrados, aunque por el momento no se sabe cuando se realizará.

El lunes último, el prestigioso abogado Craig Robertson III había comentado acerca de que la droga en cuestión era lidocaína, un terapéutico, y que había aparecido en pequeñas cantidades: 185 picogramos en el caso de la potranca y 46 en el del potrillo.

Robertson explicó que a ninguno de los dos ejemplares se les había suministrado el medicamento y que los testeos positivos eran resultado de una contaminación provocada por uno de los trabajadores de la caballeriza. 

“Aunque la lidocaína es un medicamento terapéutico legal y ampliamente disponible, nunca se administró intencionalmente ni a Gamine ni a Charlatan. Cuando los resultados de las pruebas indicaron que se encontraron pequeñas cantidades de lidocaína en ambos caballos después de sus respectivas carreras el 2 de mayo, Bob Baffert y su equipo se sorprendieron. Antes del 2 de mayo, ambos caballos estaban sanos y trabajaron duro para obtener sus victorias ese día. Después de la investigación, creemos que Gamine y Charlatan fueron expuestos sin saberlo e inocentemente a la lidocaína por uno de los empleados de Bob.

“El empleado previamente se rompió la pelvis y sufrió dolor de espalda durante los dos días previos al 2 de mayo. Como resultado, usó un parche ‘Salonpas’ en la espalda que se aplicó personalmente. Esa marca de parche contiene pequeñas cantidades de lidocaína. Se cree que la lidocaína de ese parche fue transferida inocentemente de las manos del empleado a los caballos mediante cuando se le ató la lengua a los productos, que era el empleado que estaba manejando ambos caballos antes del 2 de mayo”, argumentó el abogado.

Bajo las reglas de Association of Racing Commissioners International’s Uniform Classification Guidelines for Foreign Substances and Recommended Penalties Model Rule, la lidocaína es una violación de Clase 2 y provoca una penalidad de Clase B, la segunda más importante. Si finalmente se determina una violación a la recla, al entrenador le corresponderían un mínimo de 15 días de suspensión y una multa de 500 dólares. El propietario del ejemplar involucrado sufriría la pérdida del dinero ganado y, por supuesto, el distanciamiento del ejemplar.

Si bien ambos caballos probaron estar muy por encima del umbral (Gamine superó en más de nueve veces el límite y Charlatan más del doble del límite), Robertson dijo que los niveles aún son muy pequeños y argumentará que ninguno de los caballos fue afectado por la lidocaína en su sistema.

“La extrema sensibilidad de las pruebas de hoy en día puede detectar trazas de contaminantes inocentes que no tienen efecto en un caballo”, dijo Robertson. “Este es un problema que los reguladores de las carreras de caballos deben tener en cuenta y abordar”.

Un problema en un nudo sacó a Charlatán fuera de la carrera por llegar al Kentucky Derby (G1) en junio, mientras que el Kentucky Oaks es un objetivo ya cercano para Gamine.