La notable hija de Violence se impuso por 1 1/2 cuerpo sobre Angioletha y volvió a brillar en la arena céntrica

En la recta de Palermo ganarle a Che Maga es una misión bastante complicada de cumplir. Este viernes, la hija de Violence sumó un nuevo clásico a su enorme trayectoria, el España (L-1000 m, arena), ese que hace 12 meses se le había escapado por poco a manos -o a patas, como usted prefiera, amigo lector- de Shades of Rose (Sebi Halo).

Presta desde el salto, la yegua del Stud Chemeco corrió siempre al son de la banda, sin dar ni pedir cuartel, cerquita de Piedra Preciosa (In the Dark) y de Anguila de Coral (Santillano), mientras más atrás quedaban las otras dos competidoras del grupo: Angioletha (Angiolo) y Jumpy Spring (Full Mast).

Ya por los 500 metros se podía advertir que la gran favorita (pagó $ 1,45) tenía controlada la situación y sólo quedaba ver si alguna atropellada podía comprometerla. No hubo caso, sacó ventajas y, por más de que Angioletha descontó, la victoria de Che Maga nunca corrió riesgo, cruzando la meta con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre esa rival, mientras a idéntico margen Piedra Preciosa completaba la trifecta. A medio largo, Anguila de Coral fue cuarta, con 4 más hasta Jumpy Spring, que parece sentirse bastante más cómoda en la grama. El tiempo de 55s31/100 fue de los mejores del día, en una cancha que perdió algo de forma desde el último lunes, cuando estaba voladora.

Como desde el día 1, Che Maga es preparada por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia y, como en cada una de sus victorias, fue William Pereyra el encargado de conducirla para la caballeria Chemeco, de Patricio Francisco Losinno que, además, es su criador.

Ahora son 12 los festejos para Che Maga sobre un total de 28 salidas, habiendo totalizado 14.577.100 pesos en premios, una verdadera fortuna. De aquellos triunfos, 8 los consiguió en el plano de los clásicos, además de vencer en el Handicap Hyperion y de sumar varios arrimes. Su gran deuda sigue estando en los planos mayores de la división, pero con semejantes números como respaldo, sin dudas que es un detalle que se puede pasar por alto…