La notable velocista tendrá 5 duras oponentes en el kilómetro del Clásico General Alvear (L), esta tarde

Antes del breve corte por Navidad, el turf vivirá este sábado una nueva reunión de carreras en el Hipódromo Argentino de Palermo, con varias condicionales interesantes de por medio y la base del Clásico General Alvear (L-1000 m, arena), donde aquello de pocas pero buenas volverá a cobrar vigencia.

Después de su quinto en el Gran Premio Maipú (G1) y de caer ante la crack uruguaya Girona Fever (Texas Fever) en el Clásico Venezuela (G2), la notable Che Maga buscará sumar la victoria número 16 de su campaña y anotarse uno de los pocos turnos de black-type de la velocidad porteña para yeguas que todavía no aparecen en su palmarés.

Da la sensación de que la hija de Violence atentida por Roberto Pellegatta para el Stud Chemeco encontrará un desarrollo ideal como para que su atropellada rinda el mejor de los frutos, pues entre las 6 confirmadas aparecen punteras firmes como Vida Amorosa (Safety Check) y la potranca Empress Vip (Cosmic Trigger), entre otras.

El mayor riesgo para Che Maga lo acerca la regular Anguila de Coral (Santillano), aunque su récord ante la candidata es más que negativo, viéndola desde atrás en la mayoría de sus enfrentamientos. Corre mucho la hija del campeón Santillano, que en su salida más cercana se impuso en el Clásico General Güemes (G3), quitándole el invicto a Evangel Seiver (Super Saver) con suficiencia y por 4 cuerpos.

No falló nunca Humorada Halo (Humor Acido), que tras una cosecha fuerte en el interior acaba de retornar a los máximos brillando sobre esta misma pista y distancia al batir por 1 1/4 cuerpo a Barbacoa Key (Key Deputy) y en buenos 55s54/100. Suben las exigencias, pero se le reconoce un poderío importante.

Vida Amorosa llevará a Jorge Ricardo en sus riendas y tratará de llegar, al igual que Empress Vip, que se decoloró bastante después de escoltar desde 1 cuerpo a la propia Che Maga en el Clásico México (G3).

Y queda por contar la presencia de Decímelo Al Oído (Decilo), en nada decortativa tras su valiente éxito en el Handicap Rutilante.