De regreso a La Plata, mantuvo su invicto en esa pista batiendo en un vibrante mano a mano a Ilde

LA PLATA.- Si tiene tiempo, amigo lector, métase en YouTube, busque el Clásico Raúl Aristegui (G2-1500 m, arena) de este sábado en el Bosque -que podrá encontrar fácilmente en el canal del propio hipódromo- y mírelo 20 veces, le vamos avisando que valdrá la pena.

Una carrera bárbara fue el nuevo paso del proceso selectivo en los eucaliptos para las potrancas, con el regreso victorioso de Chic Nistel (Van Nistelrooy) al reducto donde se mantiene invicta, y el derroche de valentía y calidad de Ilde (Suggestive Boy) en el rol de “actrices” principales.

Lo dieron todo la alazana y la zaina, luchando encarnizadamente desde la partida y hasta el mismo disco, donde la marplatense pudo mantener medio largo de ventaja sobre su rival, pese a venir siempre contra los palos, en la posición más incómoda.

Chic Nistel demostró que fue sólo un resbalón su no placé en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1) de Palermo, pero también que la distancia sigue sin ser un impedimento y que la rusticidad y su salud son claves para seguir dando que hablar, para mantenerse en el candelero desde noviembre de la última temporada.

Curioso, porque se dio varias veces que una potranca domine el ranking sureño como ahora lo hace Chic Nistel. Lo hizo Seresta (Jump Start) en 2015 y también Life for Sale (Not for Sale) en 2011; o Travelwell (True Cause) en 2013. Las dos primeras hoy son madres en Japón, Life for Sale ya produciendo G1, y la zaina que cuidaba Angel Piana murió en entrenamiento, por desgracia.

Criada por Firmamento, Chic Nistel tiene un socio de lujo en Cristian Velázquez, un jockey de los más “nuevitos” pero que da pinceladas de talento cada vez que tiene la oportunidad. No es fácil contener la furia y potencia de Eduardo Ortega Pavón, con brazos y piernas que, cuando “arrancan”, son un tren que arrolla todo. Pero Velázquez, pese a la posición interna, nunca se desesperó, castigó lo justo y necesario y redondeó otra labor para el aplauso; el talento, claro, es recíproco con Chic Nistel.

Y resulta imposible no mencionar el notable trabajo de César Zapico con la defensora del enrachado Stud Nuestras Hijas, manteniéndola en perfecta forma pese a las exigencias que viene asumiendo desde su debut.

Se acerca la Polla de Potrancas (G2) y la hora de la verdad para las “nenas”. Chic Nistel volvió con todo a La Plata, ganó una carrera espectacular y quiere mantenerse en la cima. Ilde dara pelea, no hay que olvidarlo…