La yegua le hizo pasar un papelón a los machos en Hanshin y puede soñar con correr en Keeneland

HANSHIN, Japón (Especial para Turf Diario).- Las “chicas” marcan el ritmo en Japón. En los reinos de Almond Eye (Lord Kanaloa), ahora es Chrono Genesis la que crece y crece sin parar con ganas de llegar a la cima. Su última gran muestra llegó en la madrugada del domingo, cuando en el hipódromo de esta ciudad fue imparable en el Takarazuka Kinen (G1-2200 m, césped), haciéndole pasar un papelón de proporciones a los machos.

La hija de Bago y Chronologist (Kurofune) abrazó la clasificación para el Breeders’ Cup Turf (G1) de noviembre en Keeneland, Estados Unidos, con una demostración espectacular que le permitió derrotar por 6 cuerpos a Kiseki (Rulership) -titular del Kikuka Sho (G1)-, mientras Saturnalia (Lord Kanaloa) y Lucky Lilac (Orfevre), los principales candidatos, quedaban cuarto y sexta, respectivamente, bastante alejados.

Hermana materna del G1 Normcore (Harbinger), Chrono Genesis ya había disfrutado las mieles de una victoria en la categoría máxima al cosechar el Shuka Sho en octubre, para luego ceder por apenas el pescuezo ante Lucky Lilac en el Osaka Hai (G1), en abril.

Al cuidado de Takashi Saito y con Yuichi Kitamura en sus riendas, Chrono Genesis exhibe una campaña compuesta por 6 primeros puestos sobre apenas 11 salidas y transitando los 4 años se transforma en uno de los grandes referentes en las distancias largas en Japón.

¿Habrá en algún momento un cruce con Almond Eye? Da la sensación de que a menos de que alguna de las dos cambie radicalmente sus objetivos el choque podría darse. Por el momento no luce como un escenario posible.