El hijo de Quality Road se quedó con la tercera versión de la Pegasus World Cup Invitational (G1), en Gulstream Park, Miami

Proyectos como la Pegasus World Cup Invitational (G1-1800 m, arena, US$ 9.000.000 en premios), que disfrutó de su tercera versión el sábado último en Gulfstream Park, Miami, hacen ver que en materia de carrera de caballos y de caballos de carrera no todo está inventado; por el contrario, hay muchísimo por hacer, aún en hípicas bastante más desarrolladas que las nuestras en materia comercial y de márketing con la estadounidense.

City of Light decoró con una actuación maravillosa una tarde que ni siquiera la lluvia pudo arruinar, que fue centro de la atención mundial y que ratificó que el camino que arrancó hace cuatro años con una idea que para muchos lució “delirante”, hoy es una apuesta con dividendo a ganador.

Sobre el barro, el hijo de Quality Road demostró su enorme categoría para despedirse de las pistas a lo grande, pues ya está en Lane’s End Farm, Kentucky, para iniciar allí su campaña en la reproducción, cabaña a la que llegó acompañado por Accelerate (Lookin At Lucky), el favorito de la Pegasus y que terminó tercero a 7 1/4 cuerpos, detrás del veterano Seeking the Soul (Perfect Soul), el zaino cuya quinta madre es la inolvidable yegua argentina Dorine (Aristophanes), escolta a 5 3/4 largos.

City of Light, que ya le había ganado a Accelerate en el Oaklawn Handicap (G2), no por casualidad, también sobre 1800 metros, venía de quedarse con el Breeders’ Cup Dirt Mile (G1), y cortó una serie particular, pues las dos versiones previas de la Pegasus habían tenido en el podio al héroe del Classic (G1) previo.

La Pegasus World Cup vivió en su sábado especial la edición inaugural de su versión sobre el césped, planteada bajo condiciones similares en lo reglamentario, pero sobre 2200 metros y con 6.708.329 dólares en premios. Allí, fue terminante Bricks and Mortar, alcanzando la victoria más importante de su campaña al vencer por 2 1/2 cuerpos a la irlandesa Magic Wand (Galileo), carta de Aidan O’Brien y Coolmore.

Bricks and Mortar es el ganador de G1 número 33 para el fenomenal padrillo Giant’s Causeway, que pasó por la padrillera del Haras La Mission en Argentina durante dos temporadas, aunque sin alcanzar los resultados que, por ejemplo, lo llevaron a ser dos veces ganador de la estadística en los Estados Unidos. La dupla integrada por Irad Ortíz Jr. y Chad Brown estrenó de forma ideal el Eclipse Award que una noche antes conquistaron para la temporada 2018. 

La Pegasus World Cup 2019y su serie de carreras dejaron estela en su tercera edición. Con cambios y también puntos por pulir, logró nuevamente el objetivo de cautivar a los aficionados y de ser un “nuevo” imán fuerte en materia hípica en el menú de cada año, justo en una fecha donde la actividad es bastante limitada ya sea en los Estados Unidos como en Europa. Será tiempo de balance en Gulfstream Park y de ponerse a trabajar en hacer un día todavía mejor para 2020.