La hija de Curlin se tomó revancha en el Apple Blossom (G1), mientras que la Dubawi hizo todo sencillo en el Jenny Wiley (G1)

Las dos carreras más importantes del fin de semana ofrecieron los espectáculos de calidad esperados, con Clairiere (Curlin) tomándose revancha de Secret Oath (Arrogate) en el Apple Blossom Handicap (G1-1700 m, arena, US$ 1.000.000) de Oaklawn Park, e In Italian volviendo de manera notable para llevarse fácilmente el Jenny Wiley Stakes (G1-1700 m, césped, US$ 511.125) en Keeneland.

En el Azeri Stakes (G2), hace un mes, Secret Oath había batido con mucha facilidad a Clairiere, dando la sensación de que le había caído bien el descanso y su escolta sentido más de la cuenta la vuelta al ruedo. El nuevo enfrentamiento entre las dos mejores yeguas de la actualidad en el norte invirtió posiciones, con la notable pupila de Steven Asmussen tapando prácticamente sobre el disco al crédito de D. Wayne Lukas, batiéndola por apenas el pescuezo, mientras a 3 1/2 cuerpos Hot and Sultry (Speightster) ocupaba la tercera posición, todo tras 1m43s36/100.

Joel Rosario midió al centímetro a la consistente Clairiere -fue primera, segunda o tercera en 15 de sus 18 salidas…-, y tras la carrera comentó: “Respondió muy bien esta vez. Lo único que venía viendo era a Secret Oath, y cuando atacamos lo hizo con mucha determinación, haciendo posible que llegáramos a tiempo. Siempre trata muy duro”.

Reservada del Stonestreet Thoroughbred Holdings LLC, Clairiere había cerrado su 2022 llegando tercera en una línea con la campeona Malathaat (Curlin) y la argentina Blue Stripe (Equal Stripes) en el Breeders’ Cup Distaff (G1) de Keeneland.

In Italian había tenido un fantástico cierre el año último, pero ahora amenaza con tener un 2023 aún mejor. Al menos, fue la sensación que se desprendió luego de verla dar una tremenda muestra de superioridad en el Jenny Wiley de Keeneland, dominando de un extremo al otro y sin la necesidad de ponerse a correr de firme. Con Irad Ortíz Jr. en sus riendas, la hija de Dubawi y Florentina (Redoute’s Choice) atendida por Chad Brown, se separó fácilmente en el derecho hasta superar por 3 cuerpos a With the Moonlight (Frankel), con White Frost, una hija del crack Candy Ride, en tercera posición, a 1 1/4 largo más.

La yegua le dio a Chad Brown su sexto triunfo en el Jenny Wiley, con Peter Brant, su propietario, levantando la copa por tercera vez. Seguramente, no será la última vez que In Italian los una en una foto de las grandes…