Unico 3 años del grupo, el hijo de Heliostatic superó por medio pescuezo a Kohinoor, en San Isidro

Definitivamente no había conformado la actuación de French Twist en el Clásico Candy Ride (L), cuando terminó cuarto de Guest Rimote (Remote). Pero este viernes, en su primer choque con los mayores, los 52 kilos que debió cargar le dieron alas al potrillo de Las Monjitas para avanzar en la recta desde la retaguardia y alcanzar un lucido triunfo en el Clásico Embrujo (L-1600 m, césped), la prueba más importante de la reunión en el Hipódromo de San Isidro y que, de paso, le permitirá ahora soñar con tener un lugar en el ya inminente Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1).

Estaba previsto aquí un nuevo cruce con Guest Rimout, pero un problema físico sacó de carrera al candidato y dejó todo mucho más parejo. El que mejor aprovechó las circunstancias fue el hijo de Heliostatic y Frieda Benz (Orpen), guiado con paciencia por Gonzalo Bellocq.

Fue Pembe Savanna (Mount Nelson) el que salió a correr adelante, suave en el inicio y marcado de cerca por el favorito Dar La Paz (Roman Ruler). French Twist siempre se mantuvo ajeno, corriendo en la zaga a la par de Don Rayito (Freud).

Nunca tuvo libertad al frente el alazán Pembe Savanna, que demoró en sacar ventajas en la recta para pronto sentir más de cerca aún la presencia de Dar La Paz. Mientras estos luchaban, temprano se puso en carrera French Twist, que ya por los 400 metros tomaba contacto con la punta para ya no soltarla.

Mantuvo el ritmo de allí a la meta el pupilo de Carlos D. Etchechoury (fue presentado por Juan Manuel, su hijo), que terminaría conteniendo arriba por medio pescuezo a Kohinoor (Cima de Triomphe), que descontó en el cierre. A medio largo, Dar La Paz completó la trifecta con medio pescuezo sobre Pembe Savanna, todo tras 1m35s96/100 en una pista a la que le sigue costando ponerse voladora, como acostumbra a esta altura de la temporada.

El que no se vio fue El Benicio (Hurricane Cat), abrumado por los 64 kilos que debió llevar en su montura y ya lejos del nivel que mostró en sus mejores momentos.

Cría de Santa María de Araras, French Twist superó el escollo de su primera experiencia ante los mayores y ahora apunta a la gran jornada internacional de diciembre.