La jockey estuvo hábil con la hija de Daniel Boone para quedarse con la prueba central del jueves en La Plata

LA PLATA.- Ranking bien volátil el de las velocistas jóvenes en el Bosque, que este jueves volvió a cambiar de manos tras el Wilfredo Latham (L-1100 m, arena normal), la prueba más importante del día. Sintonía Perfecta (In the Dark) asomaba como candidata después de imponerse en el José María Boquín (L), pero voló bajo y terminó apenas cuarta mientras Queen of the Stone, a la que había vencido entre perdedoras, se sacaba la foto y le daba el segundo éxito clásico de su trayectoria a María Luján Ascóniga.

Estuvo hábil la jockey con la hija del generoso Daniel Boone, dejando que Mery Laurent (Angiolo) y Estela de Luna (Il Campione) movieran el desarrollo luchando al frente, y ajusticiándolas por el centro de la pista en el derecho, cuando habían limado sus energías. Una vez adelante, la defensora del Stud El Gruñón se separó con facilidad hasta cruzar la meta con 4 largos de ventaja.

Mery Laurent resistió para terminar como escolta con Maestrilla (Master of Hounds) en la tercera colocación a 3/4 de cuerpo y Estela de Luna en cuarto a medio más. Sintonía Perfecta sería sólo quinta ya más lejos y apenas por delante de Sarpampa (Sardinero), todo tras 1m4s23/100.

Atendida por Luis Héctor Domínguez, Queen of the Stone había dejado notable impresión hace poco menos de un mes saliendo de perdedora en su tercera presentación y por 11 cuerpos, y ahora ratificó su ascenso con otra actuación de excelente factura.

Criada por el Haras Santa María de Araras (en una temporada formidable…), tiene en su pedigree una familia estadounidense importada por la familia de Julio Bozano y que produjo corredores realmente notables como Sally Girl (Fain), que luego sería madre de la G1 Safari Queen (Sonus). Esta produciría luego a la campeona Safari Queen (Lode) y a la G1 Safari Miss (Not for Sale). Candy Gift (Candy Stripes) y el campeón He Runs Away también se desprenden de la misma genética.

Queen of the Stone dio el paso y se hizo clásica. La pregunta es si ahora podrá mantenerse al tope.