El hijo del fenomenal Giant’s Causeway se impuso de punta a punta y con comodidad en el Tampa Bay Derby (G2)

TAMPA, Florida (Especial para Turf Diario).- El Lambholm South Tampa Bay Derby (G2-1700 m, arena, US$ 350.000 en premios) no suele ser la carrera con mayor peso en la ruta hacia el Kentucky Derby (G1) para los potrillos aquí. Claro que también, muchas veces, los protagonistas hacen a los clásicos, más allá de los nombres.

Por motivos varios el triunfo de Classic Causeway fue destacado. Primero, porque confirmó todo lo bueno que había mostrado hace algunas semanas en el Sam F. Davis Stakes (G3), en esta misma cancha; pero también porque se trata de uno de los 3 hijos de Giant’s Causeway (Storm Cat) que forman parte de su última generación, dicho sea de paso, todos ya ganadores…

Entrenado por Brian Lynch para la sociedad que conforman el Kentucky West Racing LLC y Clarke M. Cooper, y con Irad Ortíz Jr. en sus riendas, el alazán volvió a ser terminante, ahora para vencer por 2 1/2 cuerpos a Grantham (Declaration of War), con Shipsational (Midshipman) cruzando el disco en tercera posición y al pescuezo.

Tal como lo hacía su padre, en aquellas batallas memorables con los cracks de su tiempo, Classic Causeway salió de los partidores presto para asumir el liderazgo. Con ritmo parejo y moderado (23s67/100, 48s17/100 y 1m13s18/100 como parciales) el gran favorito siempre mantuvo al grupo a sus patas, pisó el derecho, sacó ventajas y llegó parando a la meta, redondeando un tiempo de 1m44s90/100.

“Esa velocidad inicial que muestra es muy importante, porque uno puede mantenerse lejos de los problemas cuando se larga rápido y claro. Así se puede tener la oportunidad de relajarse, tomarse un descanso y rematar con fuerza. Todo eso es muy importante para un caballo”, analizó Lynch, feliz por el resultado y anticipando que la próxima actuación del potrillo será casi con seguridad en el Toyota Blue Grass Stakes (G1) de Keeneland. 

Classic Causeway tiene por madre a Private World (Thunder Gulch), ganadora del Moccassin Stakes (L) y del Anoakia Stakes (L), en un pedigree sin demasiadas luces y con la “otra negrita” en Miss Danalee (Gun Shot), la cuarta madre del potrillo.

Con 8 semanas hasta el Kentucky Derby, Classic Causeway ilusiona y paga tributo al enorme legado de Giant’s Causeway, ese que se coronaría con el alazán venciendo en Churchill Downs.