La casa irlandesa viajó con muchas de sus mejores figuras para la serie que se resolverá este fin de semana en Keeneland

El que está transcurriendo ha sido un año de muchos festejos importantes para Coolmore y Aidan O’Brien, su entrenador principal. Hubo malas noticias también, como la lamentable lesión que sufrió anteayer el Derby Winner Anthony Van Dyck (Galileo) en la Melbourne Cup (G1) y que terminó quitándole la vida, pero los sucesos fueron más, sin dudas.

Si bien la base está en Irlanda, Coolmore siempre tiene aspiraciones en las carreras más importantes alrededor del planeta turf, y la Breeders’ Cup suele ser uno de sus grandes objetivos fuera de Europa. Para 2020, el equipo ataca fuerte, con expectativas e ilusiones de coleccionar más trofeos, aún a pesar de que entre sus “enviados especiales” no está Love (Galileo), la potranca fantástica que deslumbró a todos.

Son 9 esta vez los caballos que representaran a Coolmore y al “Maestro de Ballydoyle”, equipo que tiene un récord potente en la serie de carreras más importante del mundo, habiendo corrido en 147 ocasiones, con 12 victorias, 17 segundos puestos, otros 12 terceros y premios acumulados por 23.885.590 dólares.

Con 51 años, O’Brien tuvo un 2020 en el que ganó 13 G1 en 3 países diferentes, cosecha que incluyó el Irish y el Epsom Derby, las 1000 Guineas en Irlanda e Inglaterra y si vamos a sus totales, por sus manos ya pasaron 172 vencedores de máxima escala que le dieron un total de 364 éxitos en ese plano. Sencillamente fantástico. Claro, todaví no accedió a ninguna foto máxima fuera del viejo continente.

De las 12 veces en que ganó la Breeders’ Cup, la más cercana fue a través de Mendelssohn (Scat Daddy), cuando el hoy padrillo se quedó con el Juvenile Turf (G1) en 2017, y , aquí en Keeneland, se dio el gusto de vencer en el Breeders’ Cup Turf (G1) cuando la serie se disputó en 2015, con la maravillosa Found (Galileo). 

Todas las esperanzas para el cuidador y Coolmore se centran en el césped, y el Breeders’ Cup Turf es, otra vez, el objetivo máximo. Allí correrá la estupenda Magical (Galileo), que hará equipo con el G1 Mogul (Galileo), en una dupla complicada de bajar, pese a las dificultades que presenta una carrera durísima.

También en el Breeders’ Cup Mile, ante el crack brasileño Ivar (Agnes Gold), habrá un par de cartas para la casa irlandesa y O’Brien. El múltiple G1 Circus Maximus (Galileo) espera tener una ayuda grande en Lope y Fernández (Lope de Vega). Además, en la lista de esa carrera quedó como suplente Order of Australia (Australia), que, si no se hace un lugar, será de la partida el viernes en el Bryan Station Stakes (L), una de las pruebas complementarias a la serie.

También son interesantes las presencias en el Juvenile Fillies Turf de Snow Fall (Deep Impact) y Mother Earth (Zoffany), aunque no tan fuertes como los anteriormente mencionados. La buena de Peaceful (Galileo), vencedora en las mencionadas Tattersalls Irish 1000 Guineas (G1) este año, es uno de los nombres fuertes en el Breeders’ Cup Filly & Mare Turf, y el potrillo Battleground (War Front)es carta central en el Breeders’ Cup Juvenile Turf, siendo hijo de la enorme Found.

La acción para O’Brien y Coolmore en la Breeders’ Cup 2020 tendrá como inicio la presencia de Lipizzaner (Uncle Mo) en el Breeders’ Cup Juvenile Turf Sprint (G2), y, obviamente, con buena oportunidad de sacarse la foto.

La fuerte casa irlandesa y el entrenador de los récords están repletos de esperanzas para viernes y sábado en Keeneland, donde, al final de la tarde, esperan volver a tener un balance positivo. Como tantas veces ha sucedido en su fantástica historia juntos.

Diego H. Mitagstein