El caballo que pasó por el Haras La Leyenda entre 2010 y 2015 y es propio hermano de Giant’s Causeway venció en 2018 con su hija Summer Love y el sábado con su nieta Nos Dijimos Todo

La victoria de Nos Dijimos Todo (Cosmic Trigger) en el Gran Premio Selección (G1) del sábado último en el Hipódromo Argentino de Palermo le permitió a Freud (Storm Cat) alcanzar una marca llamativa: la de haber ganado las Oaks como padrillo y abuelo materno con un margen de apenas 5 años de diferencia.

Obviamente no es el primer caso en la historia, está claro, pero la particularidad con el hermano entero de Giant’s Causeway es que sirvió por apenas 6 temporadas en nuestro país, importado por el Haras La Leyenda desde el Sequel New York por el sistema de doble hemisferio.

Fue entre 2010 y 2015 que el vistoso zaino estuvo entre nosotros, produciendo de forma más que generosa y ahora recobrando vigencia con la potranca del Stud Juan Antonio, que se llevó el Selección como en 2018 lo había conseguido Summer Love, hija de Freud y actual madre en Juddmonte Farms, que la adquirió tras aquella victoria que la consagró.

Summer Love fue parte de la anteúltima camada del padrillo en La Leyenda y Nos Dijimos Todo tiene por madre a Formalizadita, que nació en 2013, como una de las crías de la tercera generación del reproductor, aunque, en su caso, nacida en el Haras La Esperanza.

Buscando antecedentes similares en los tiempos modernos, el que primero aparece es el de Not for Sale (Parade Marshal), padre de Balada Sale (Not for Sale) y abuelo de Blue Prize (Pure Prize), que se impusieron en el Selección de 2011 y 2016, respectivamente.

Lo de Poliglote (Sadler’s Wells) en su momento también fue curioso, pues en 2009 lo ganó con su hija Kalath Wells y al año siguiente a través de Catch the Mad (Catcher In the Rye), cuya madre es Crazy Wells, justamente, por el padrillo inglés. Antes, en 2003 también se había quedado con la copa con otra de sus crías: Perugia Wells.

Los ejemplos siguen con Southern Halo (Halo), Political Ambition (Kirtling) y Pepenador (Lucky Debonair), entre otros, sin irnos demasiado atrás en el tiempo. Pero lo de Freud es realmente llamativo, primero por el breve período de tiempo que pasó entre uno y otro disco, y también porque estuvo en el país pocas temporadas.