El jockey fue fundamental en la consagración del pupilo de Jorge Salas como el mejor potrillo de la temporada

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Edwin Talaverano lo hizo de nuevo. Como en 2002 con Kiana (Spend One Dolar), como en 2010 con Fahed Jr. (Apprentice) y  como hace doce meses con Ancelotti (Street Hero), “Maravilla” volvió a ganar el Derby Nacional (G1-2400 m, arena), ahora aplicando otra conducción de lujo en las riendas de Barón Rojo (Minister’s Joy), que se consagró como el mejor de la temporada en Monterrico.

El jockey resultó fundamental en el abrazo que le dio a  la gloria el defensor del stud Unicornio y que se crió en el Haras Gina Santa Rosa. Previo ganador del Clásico Ricardo Ortíz de Zevallos (G1) y antes segundo en la Polla de Potrillos (G1), el pupilo de Jorge Salas -que también llegó a cuatro victorias en el Derby- persiguió desde la partida al puntero Yupanqui (Jet Black), lo superó al promediar el derecho y batió finalmente por 4 cuerpos a Muhammad Ali (Farushenko), tras 2m37s clavados.

La fecha incluyó además el Clásico Postín (G2-2400 m, césped), gemelo del anterior pero en la grama, donde el gran favorito Mazarín (Buenos Días) abrió lo que sería una tarde fantástica del Haras Gina Santa Rosa como criador. Vencedor en el Clásico Gustavo Prado Heudebert (G2), ratificó su dominio en aquella superficie al superar por apenas el hocico a Faenón (English Channel), con Willhum (Riviera Cocktail) en tercero a 1 1/4 cuerpo. Renzo Rojas fue el encargado de conducir al potrillo del Stud Quaker State y que entrena Andrés Arredondo.