El entrenador estadounidense volvió a hacer equipo con Frankie Dettori para ganar el turno para potrancas con la hija de Kodiac

Wesley Ward y Frankie Dettori no podían cerrar Royal Ascot 2020 sin un triunfo juntos. El entrenador estadounidense volverá otra vez con un triunfo bajo el brazo a su base, en sociedad con su amigo italiano. Qué mejor que festejar juntos con la potranca Capanelle en el Queen Mary Stakes (G2-1000 m, césped), con alguna pequeña modificación, nombre tributo al hipódromo de la ciudad de Roma, aquél en el que el jockey más famoso de todos empezó a hacerse grande.

Ganadora en su debut en Gulfstream Park el 31 de mayo último, remontó por la parte más alejada a las tribunas desde los 500 metros para torcerle el brazo en los tramos finales a Sacred (Exceed and Excel), que había dominado unos metros antes, y batirla por 3/4 de cuerpo tras 1m18/100. More Beautiful (War Front), la gran favorita, llegó nada más que novena, pasando desapercibida.

Para Ward, que todos los años trabaja pensando en Royal Ascot, fue su undécimo triunfo allí y el cuarto en el historial del Queen Mary, después de los que alcanzó con Jealous Again (Trippi), Acapulco (Scat Daddy) y Lady Aurelia (Scat Daddy), en 2009, 2015 y 2016, respectivamente.

Portando los colores del Stonestreet Stable, de Barbara Banke, el futuro de Capanelle podría seguir en Europa, ya que Ward manifestó su intención de presentarla ahora en el Prix Morny (G1) francés.