Ganador de grupo en los Estados Unidos, servirá en el Hamide Stables para un fuerte consorcio de criadores locales

Por Néstor Obregón Rossi

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Lo que era el sueño de muchos está por hacerse realidad. En las próximas semanas llegará a nuestro país Draft Pick, el primer hijo del sensacional padrillo argentino Candy Ride, hoy en día uno de los mejores sementales instalados en los Estados Unidos.

La gestión se hizo a través de Orbit Bloodstock, la empresa propiedad del entrenador Augusto Olivares, formándose un pool de inversionistas, encabezados por Hamide Stables, el haras donde se instalará y prestará servicios el linajudo nieto de Arch.

Allí también participaron otros criaderos sureños como Rancho Sur, Los Eucaliptos y el stud El Herraje, que está incursionando en la crianza del purasangre en nuestro medio.

Nacido y criado en 2015 en en Hinkle Farm, Draft Pick fue vendido en los remates de yearling de Keeneland del año siguiente en la importante suma de 450.000 dólares. 

Con los colores del CRK Stable LLC  y bajo el entrenamiento de Peter Eurton desarrolló una gran campaña en las pistas. Salió de perdedor a los 3 años en Santa Anita y acto seguido conectó el Affirmed Stakes (G3) en la misma cancha, adelantando a Solomini (Curlin), el caballo que solo meses antes había caído en la Breeder’s Cup Juvenile (G1).

Pero la campaña de Draft Pick fue más allá. Entró segundo en Los Alamitos Derby (G3), en el West Virginia Derby (G3) y tercero en el San Diego Handicap (G2), ante caballos como Once on Whiskey (Bodemeister), Mr Freeze (To Honor and Serve) y Catalina Cruiser (Union Rags).

Pero sin duda, una de sus mejores actuaciones fue el segundo puesto en el Pacific Classic (G1) ante Higher Power (Medaglia D’Oro) y adelantando a caballos como Mongolian Groom (Hightail), Tenfold (Curlin), War Story (Sunday Break), Seeking The Soul (Perfect Soul) y Pavel (Creative Cause).

En total, Draft Pick ganó 3 carreras, fue 3 veces segundo y 3 veces tercero en 15 presentaciones, acumulando US$ 542.031 en premios.

El linaje

No solamente llama la atención que sea descendiente de un padrillo como Candy Ride, que está al borde de superar la barrera de las 100 crías ganadoras clásicas, sino que la línea baja le aporta un gran valor agregado a su formación genética.

Su madre es la placé clásico Firehouse Red (USA, Arch) y es hermana del ganador clásico Orbolution (Orb) y de los placé clásicos Rachel’s ready (More Than Ready) y Wexx (Declaration Of War).

Pero la base de este pedigri está en  la sensacional matrona Bourtai (Stimulus), uno de los troncos  fundadores de Claiborne Farm. Placé clásico a mediados de los 40, fue una sensación en la crianza, produciendo yeguas sensacionales como Levee (Hill Prince), Bayou (Hill Prince) y Delta (Nasrullah).

De estas ramas llegan a nuestro medio gran caballos en las pistas o en la crianza, como es el caso de Nathaniel (Galileo) -padre de Enable-, Aptitude (A.P. Indy), Iron (Mr. Prospector), Slew O’Gold (Seattle Slew), Coastal (Majestic Prince), Shuvee (Nashua), Combsway (Storm Bird), War Pass (Cherokee Run) y una larga lista que podría ser realmente interminable 

De Candy Ride ya se podría hacer un libro. Invicto en 6 actuaciones -tres en Argentina y tres en USA- venció en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1 y en el Gran Premio San Isidro (G1), llevándose los premios “Pellegrini del Año” y “Mejor Millero” en su país natal. Además, fue vencedor del Pacific Classic (G1) en Santa Anita y en tiempo récord antes de entrar como reproductor a Hill ‘n’ Dale Farms para luego pasar al Lane’s End Farm, donde reside.

Los informes más recientes indican que tiene un total de 766 crías ganadoras, 96 de ellas en pruebas clásicas. Actualmente está en el top ten entre los padrillos de la estadística general en USA y su stud fee se fijó en 75.000 dólares para esta temporada.