La hija de Manipulator consiguió el triunfo más importante de su campaña en el Clásico México (G3), superando a Che Maga; la potranca Clara Danger terminó última, con tropiezos

La notable campaña y la generosidad competitiva de Force Majeure encontraron este viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo un premio por demás merecido.  Animando por primera vez una prueba de grupo, después de lucirse mayormente en los handicaps de la velocidad, la yegua del Stud Dos Estrellas consiguió la victoria más importante de su campaña en el Clásico México (G3-1000 m, arena), mostrando toda su calidad de los 300 metros al disco y superando el problemita de haberse mostrado bastante nerviosa en la previa a la partida.

El andar de la hija de Manipulator en los meses más cercanos presagiaba que el disco “glorioso” estaba cerca. Había triunfado en los handicaps Spiny e Hyperion, y entre medio quedado tercera ante los machos en el Clásico Prensa Hípica (L), de allí que su victoria por sobre Che Maga (Violence) no haya sido ni por asomo una sorpresa.

Pablo Damián Carrizo reemplazó con perfección a William Pereyra en las riendas de Force Majeure, que justamente postergó a la yegua que tuvo que montar por compromiso “su ex jockey”, en una de esas paradojas tan comunes de la hípica. Hubo 3/4 de cuerpo de diferencia entre ambas, en un resultado donde también quizás haya pesado haber corrido tan seguido para la derrotada.

Force Majeure vino de menor a mayor, por dentro, la peor parte en este tipo de competencias. Pero Carrizo no se apuró ni tampoco intentó buscar la parte externa con desesperación, allí donde está la superficie más dura, lo que cuesta metros. Prefirió ir arrimando a la zaina de a poquito y atacar de lleno de los 400 metros al disco, cuando la potranca Maestra Druida (Master of Hounds) ya se había desprendido del ramillete de punteras que tuvo la prueba.

Guapeó la 3 años tratando de sacar provecho de los 6 kilos menos que cargó dado el peso por edad de condición, pero en la cuadra final no pudo contener el andar de la ganadora. Abierta, con bastante menos furia de lo habitual, avanzó Che Maga, para quedarse con el placé prácticamente sobre el disco y desplazando por el pescuezo a la valiente Maestra Druida, todo tras 55s29/100. El México tuvo una ausencia de último momento en La Hilary (Grand Reward), que se escapó de los partidores, y tampoco mostró la mejor versión de Clara Danger (Claro Oscuro), la favorita en los boletos, que tras ser encerrada y golpeada al partir, no fue la misma, finalizando en la última colocación en una performance que lleva como recomendación pasar por alto de cara al futuro y que, ojalá, no le haya traído problemas físicos.

Criada en el Haras San Lorenzo de Areco, Force Majeure es otro de los velocistas de nota surgido de la “fábrica” de la familia Bonetto, con Angel a la cabeza. Los campeones Lenovo (Roman Ruler) y Springdom (Sebi Halo) son algunas de las figuras que se forjó en manos del preparador, la casa donde alguna vez estuvo un tal Malí (Mount Athos), en los tiempos de Luis.

En Red Knight (Honour and Glory), y surgiendo de un pedigree importado desde los Estados Unidos por el Haras La Madrugada, Force Majeure es el ganador clásico número 29 (17mo. de grupo) que produce en el país el generoso padrillo Manipulator, activo al por mayor desde hace ya una década y que es uno de los caballos más regulares y seguros para los propietarios.

Sólo este año destacaron ya en los clásicos Che Capanga, Cappello y la propia Force Majeure, como para que en 2021 el oscuro vuelva a tener un book bien grande en el Haras La Pasión.