El fantástico padrillo japonés no pudo superar una operación y fue sacrificado a los 17 años

La cría mundial sufrió en la madrugada del martes un golpe fuerte e inesperado con la muerte del fenomenal Deep Impact, uno de los mejores padrillos del mundo y que contaba con apenas 17 años. Ganador de la Triple Corona en Japón, y notable continuador de la línea de Sunday Silence, su padre, no pudo recuperarse de una operación en el pescuezo a la que fue sometido de urgencia el domingo último en el Shadai Stallion Station, habiendo sufrido una fractura en la espina cervical.

Si bien en un principio la intervención había sido catalogada como un éxito, en las horas posteriores el caballo no pudo pararse, por lo que se le realizaron nuevos estudios y placas en los que se pudo comprobar el problema, motivo por el cual los veterinarios no tuvieron una solución que sacrificarlo. En marzo último Shadai anunció que Deep Impact había sido dado de baja momentáneamente en la temporada de servicios por problemas en el pescuezo, con la idea de darle descanso hasta 2020.

Referencia mundial, ya que sus hijos alcanzaron triunfos impresionantes tanto en Japón como en otras importantes hípicas del planeta. Criado por Northern Farm, fue adquirido por unas 530.000 libras por el Kaneko Makoto Holdings de potrillo en las ventas selectas japonesas de 2002 y de inmediato transferido a la caballeriza de Yasuo Ikee.

Invicto en sus 7 primeras actuaciones, serie que incluyó la mencionada Triple Corona nipona, sufrió su primera derrota en el Arima Kinen Grand Prix (G1). En su intento por ganar el Prix de l’Arc de Triomphe (G1), en Longchamp, Francia, Deep Impact corrió bien al terminar tercero detrás de Rail Link (Dansili) y Pride (Peintre Célebre), pero luego fue descalificado al dar positivo en el antidóping de Ipratropina, sustancia prohibida utilizada para el tratamiento de problemas respiratorios.

Retirado después de ganar en la misma temporada la Japan Cup (G1) y el Arima Kinen, con 12 triunfos en 14 salidas y consagrado como Caballo del Año y otros cuatro títulos, Deep Impact se volvió de inmediato una sensación en la reproducción, ofreciendo a la fecha 42 ganadores de G1 y más de 100 ganadores clásicos.

En el repaso de sus mejores hijos aparecen nombres como los de Gentildonna, ganadora del Dubai Sheema Classic (G1) en Meydan, Emiratos Arabes Unidos; Vivlos y Real Steel, héroes en el Dubai Turf (G1), también en Meydan; A Shin Hikari, vencedor en el Prix D’Ispahan (G1) francés y del Longines Hong Kong Cup (G1), en Hong Kong; Saxon Warrior, que se impuso el año último en las 2000 Guineas (G1) de Newmarket, en Inglaterra; y Study of Man, vencedor en el QIPCO Prix du Jockey Club (G1).

Como “local”, Deep Impact produjo 5 ganadores del Tokyo Yushun – Japanese Derby (G1) -Roger Barows, Wagnerian, Makahiki, Kizuna y Deep Brillante-, y a los vencedores de G1 Shonan Pandora, Satono Diamond, Al Ain, Dee Majesty, Fierrement, Loves, etc.

Con Deep Impact se fue un caballo excepcional y un indudable mejorador de la raza. Su legado perdurará por muchísimos años a través de sus muchos hijos que aún quedan por debutar y por aquellos que continuarán su camino en la reproducción.