A menos de un mes de ganar en Palermo el Clásico Venezuela, la campeona uruguaya volvió a Maroñas y alcanzó el hat-trick en el Clásico Andrés F. Ylla y J. Folle Larreta (L)

Foto Gentileza Ovación Diario El País

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- Si lo que cuesta vale doble, allí está también Girona Fever para confirmar su estatus de campeona. De regreso a su casa, el Hipódromo Nacional de Maroñas, la mejor velocista del Río de la Plata puso alma y clase para sacar adelante una nueva victoria y llegar al hat-trick en el Clásico Andrés F. Ylla y J. Folle Larreta (L-1000 m, arena), siendo la gran figura del domingo.

A menos de un mes de mantener su invicto en Palermo, Argentina, derrotando a Che Maga (Violence) en el Clásico Venezuela, la yegua del Stud Uruimporta tuvo que esforzarse más de lo previsto para derrotar por la cabeza a la brasileña Original Cash (Cape Town), empleando un tiempo de 57s96/100.

Si bien Federico Píriz no debió utilizar la fusta por demás, su rival obligó a Girona Fever a esforzarse, después de venir corriendo adelante desde el salto asediada por Nopaya Naa (Trinniberg), que terminaría tercera a 3 cuerpos.

Después de recibir junto a su familia los trofeos por parte de Gustavo Anselmi, Director General de Casinos, Luis Herrera, propietario de la crack, ofreció su punto de vista a Marcel Porcal en el micrófono de Maroñas: “La verdad es que la yegua estaba 12 puntos y teníamos mucha confianza para esta vez porque venía haciendo todo bien. El tiempo de la carrera fue bueno, en una carrera muy peleada porque había muy buenas yeguas en las gateras y ganamos, que es muy importante. Ahora va a descansar y apuntamos a buscar el triplete en el Gran Premio Maroñas (G2), del 6 de enero. No es fácil ganar un clásico 3 años seguidos, y ella lo volvió a conseguir”, cerró, felicitando además a todo el equipo de trabajo de la yegua criada por el Haras El Santo y que fue presentadao por Fredy González.

Girona Fever volvió a Maroñas y a ganar, elevando a 18 el número total de sus triunfos sobre 21 carreras disputadas. Ahora será cuestión de esperar hasta Reyes, cuando será una de las grandes figuras de un mitín del Ramírez que pinta bárbaro.