La hija de Stay Thirsty le dio al cuidador y a la divisa su primer éxito juntos, en el Clásico Vit Reina

La sonrisa de Roberto Bullrich podía verse desde Playa Grande tras el triunfo de su pupila Speed of Life en el Clásico Vit Reina (1200 m, arena), la prueba más importante con que contó la jornada de este miércoles en el Hipódromo de San Isidro. ¿La razón? Simple: abrió su cuenta con el Stud-Haras Don Alberto, del que se hizo cargo hace sólo un par de meses tras la decisión de su colega Juan C. Etchechoury (h.) de convertirse en preparador exclusivo de Rubio B.

“Coco”, como le dicen todos, ganó decenas de grupo uno, pero bien gritó fuerte a la hija de Stay Thirsty, casi como una forma de desahogo en un momento en el que rearma su vida profesional tras la disolución del Haras La Biznaga, históricamente su principal caballeriza. Don Alberto llegó en el momento indicado a su vida, poniéndole por delante un desafío fuerte, cambiando “el amor de siempre” por “una chica hermosa a la cual enamorar”. Y como en el turf el amor se sustenta con victorias, justificada plenamente está la alegría…

En un cierre apasionante, fuerte, Speed of Life guapeó de lo lindo para contener por medio pescuezo a la favorita Beauty Shiner (Indygo Shiner), mientras a 3/4 de cuerpo La Sola Sola (Latency) quedaba tercera también como protagonista de las principales.

Gran conducción la de Fabricio Barroso sobre Speed of Life, yegua que lejos estuvo de ser una sorpresa. Se advertía en la previa que su actuación ante Mama Call (Master of Hounds) hace algunas semanas en Palermo había sido valiosa, pese a perder algunos puestos en los tramos finales, y aquí no hizo más que ratificar aquella sensación.

Adelante siempre, Speed of Life nunca tuvo tranquilidad, pues tanto Beauty Shiner cuando Deseo Prohibido (Compasivo Cat) se encargaron de ponerle presión desde el mismo salto. Claro que ninguna de las dos lograría el objetivo de quebrarla.

Criada por La Quebrada Speed of Life es una nieta de la inolvidable Spiny (Ringaro), y le obsequió a Don Alberto el triunfo más importante desde que radicó parte de su stock en el país, hace ya un año y medio. Para la heroína del Vit Reina fue el quinto festejo sobre 14 salidas, haciendo que sus ganancias superen ahora el millón de pesos.

Gritó “Coco” con Don Alberto. Gritó como si se hubiera tratado de un gol de San Lorenzo a Huracán o como si hubiera hecho un hoyo en uno en los acantilados de Mar del Plata. Le sobraron razones.