Le dio el primer triunfo en la serie al veterano preparador irlandés Dermot Weld; Colin Keane, reemplazando a Soumillon, se lució

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Christophe Soumillon, el excelente jockey belga, debe de estar maldiciendo en varios idiomas el haberse contagiado justo ahora de Covid-19. Cuando estaba listo para viajar, un test, y tras superar “ileso” toda la temporada europea,  le dio positivo y se perdió de ser parte de la Breeders’ Cup 2020, allí donde dos de sus montas finalmente terminaron quedándose con importantes triunfos.

Order of Australia (Australia) entró como suplente y con Pierre-Charles Boudou en su reemplazo se quedó como outsider con el Breeders’ Cup Mile (G1), pero más le habrá dolido al profesional perderse cruzar el disco adelante con la sensacional Tarnawa, que en una atropellada sencillamente estupenda pasó de largo en la recta para convertirse en la sexta yegua que gana el Breeders’ Cup Turf (G1-2400 m, césped, US$ 4.000.000 de bolsa), después de Pebbles (Sharpen Up), Miss Alleged (Alleged), Fraise (Strawberry Road), Found (Galileo) y Enable (Nathaniel).

Fue ahora el joven irlandés Colin Keane el que ocupó el lugar de Soumillon, y ciertamente que su influencia fue importante para la notable conquista de la hija de Shamardal y Tarasa (Cape Cross), que venía de tres triunfos excelentes, quedándose primero en Cork con el Give Thanks Stakes (G3), reprisando, para luego mostrarse al máximo en el Prix Vermeille (G1) y en el Prix de l’Opera (G1).

De las últimas casi siempre, la zaina del Aga Khan fue una tromba cuando apareció abierta, pasando de largo a la favorita Magical (Galileo), que instantes antes había conseguido despojar de la vanguardia al puntero Channel Maker (English Channel). En definitiva, fue de 1 largo la diferencia entre la yegua del Aga Khan y la de Coolmore, con Channel Maker en tercero al hocico, en gran labor.

El dato increíble que dejó la estupenda actuación de Tarnawa y que quizás sorprenda a muchos es que fue el primero que logra en la serie el veterano entrenador Dermot Weld, uno de los más reconocidos en Irlanda y que ha desparramado su talento con sus caballos alrededor del mundo por más de 4 décadas.