El potrillo de El Angel de Venecia superó por 3 cuerpos a Ninja Way en el turno inicial del Jose B. Zubiaurre

El crack Hi Happy ya tiene su primer hijo ganador clásico. Se llama Unico Happy, se quedó este sábado en el Hipódromo de San Isidro con el primer turno del José B. Zubiaurre (1500 m, césped normal) y da la impresión de que es un potrillo con futuro.

Cuesta jugársela en estas carreras específicas para debutantes, donde la evaluación es más post que previa; en las que siempre se debe esperar lo que viene para confirmar lo que se vio. Pero el crédito del Stud Haras El Angel de Venecia mostró condiciones interesantes, sobre todo, pensando en cuando las distancias se vayan estirando, tal como puede esperarse con el alazán que sirve en el Haras Vacación por la parte de arriba de su pedigre.

Con Martín Valle en sus riendas, Unico Happy siempre fue protagonista. Primero marcando desde cerca lo que hacía adleante Ninja Way (Hat Ninja), el outsider y que fue el encargado de moverse a la descubierta bajo parciales de 25s26/100 y 49s32/100, siempre con la baranda falsa muy abierta.

Hasta la curva hubo un cuerpo de ventaja del líder sobre Unico Happy, que en ese tramo lo igualó, con American Psycho (Bodemeister) sumándose por una tercera línea a la pelea. El primero en abandonar fue este último, mientras Ninja Way resistía, aunque ya por los 180 metros el ganador pasó al frente y abrió los 3 cuerpos de diferencia que mostraría el photochart, con otros 6 hasta American Psycho, todo tras 1m30s89/100, marca casi un segundo y medio más lenta respecto a la empleada por la potranca No Fear (Agnes Gold) en el Boucau, aunque bastante más rápida en la comparación con el 1m32s40/100 que demoró Empeñoso Craf (Mastercraftsman) en llevarse el segundo turno del Zubiaurre, marca bien flojita, dicho sea de paso.

Bajo la preparación de Carlos D. Etchechoury y de la cría del Haras La Providencia, Unico Happy es un nieto de la generosísima United Nations (Dark Brown), que produjo al notable Urquell (Roy), que supo llevarse el Gran Premio Polla de Potrillos (G1) de Palermo en 2004.