En su última actuación, el crack brilló en Tokyo quedándose con la carrera más importante del años

Contrail le dio a su fantástica campaña una última función gigante. En su despedida de las pistas, el crack, el campeón, el triplecoronado, fue dominante en la versión 2021 de la Japan Cup (G1-2400 m, césped, US$ 5.000.000 de bolsa) y recompensó a su público con el espectáculo que todos fueron a buscar.

Repitiendo la victoria que hace unos años alcanzó en esa misma prueba Deep Impact, su padre, el zaino superó sus tres derrotas previas, volvió a mostrarse en su esplendor y ahora iniciará su labor como padrillo en el Shadai Stallion Station con el status de haber sido uno de los mejores caballos de pista que se hayan visto allí.

Después de ceder su invicto hace 12 meses en esta misma prueba con la fenomenal Almond Eye (Lord Kanaloa), Contrail tuvo su desquite ante figuras de renombre internacional, ya sea locales o llegadas desde Europa. Lo suyo fue moverse a la expectativa, esperando la parte final para entrar en acción mientras Aristóteles (Epiphaneia) hacia la punta temprano y luego era el G1 Kiseki (Rulership) el que movía con poca previsión para heredar el liderazgo.

Pero cuando el favorito arrancó se terminaron todas las ilusiones, pues dominó con 200 metros por recorrer y se distanció con facilidad, poniéndose a cubierto del avance de Authority (Orfevre), que terminaría escoltándolo desde 2 cuerpos; a 1 1/2 más, Shahryar (Deep Impact) completó la trifecta tras 2m24s70/100 en cancha firme. 

Yoshito Yahagi, el mismo que hace un par de semanas dio doblete en la Breeders’ Cup de Del Mar, fue quien manejó la campaña del crack. Tras la carrera contó con emoción: «Todo lo que tengo ahora son sentimientos encontrados, de felicidad y de cierta tristeza. En su carrera anterior largó mal y por eso tomamos precauciones. Me preocupó también que el ritmo fuera lento y no pudiera conseguir una buena posición, pero lo hizo y nos dio todo lo que tenía en el derecho. Debo admitir que estuve bajo mucha presión en los dos años que pasó en mi caballeriza, pero me ayudó a madurar; no puedo tener más que agradecimiento para con él. Sería maravilloso ahora ganar el Arco con alguno de sus hijos».

Yuichi Fukunaga, su jockey, agregó: «Todo lo que hice fue creer en él. Largó bien y desde allí todo fue perfecto. Me dio todo lo que cualquier jockey puede soñar y le estoy muy agradecido. Realmente es una satisfacción especial que hayamos podido terminar su campaña con un triunfo».

Contrail tiene por madre a la estadounidense Rhodochrosite (Unbridled’s Song), que apenas fue placé en su trayectoria, pero es a su vez hija de la campeona Folklore (Tiznow), que fue la mejor 2 años de 2006 en el norte tras vencer en el Breeders’ Cup Juvenile Fillies (G1) y en el Matron Stakes (G1). Allí no terminan los atractivos en el pedigree del campeón, pues Folklore es hermana materna de Delightful Quality (Elusive Quality), ni más ni menos que el vientre de Essential Quality (Tapit), Campeón 2 Años de 2020 en los Estados Unidos y, muy probablemente, el Campeón 3 Años de 2021.

Una hora y media después de la Japan Cup, con el público todavía en las tribunas y la noche como protagonista, Contrail regresó a escena montado por Yahagi para una ceremonia de despedida por demás merecida y conmovedora. Las pistas y el mundo del turf le dijeron así adiós a un caballo formidable, que lo ganó todo y que ahora tratará de repetir en el haras como continuador de la línea Deep Impact.