La yegua de Santa María de Araras se impuso por 4 cuerpos sobre Simple Melodie en los 1400 metros del Handicap Jardy

Bravo ganarle sobre 1400 metros a Coriane, la yegua del Stud-Haras Santa María de Araras que este miércoles en el Hipódromo de San Isidro tapó un nuevo casillero alcanzando la victoria en el Handicap Jardy, la primera de su campaña que consigue sobre pista de arena.

Previa cómoda ganadora del Clásico Melgarejo (L), y portando el peso máximo de 60 1/2 kilos, la hija de Daniel Boone volvió a ser terminante, cerrando una temporada productiva y abriendo la puerta para ir a buscar nuevos objetivos en 2023.

Con Brian Enrique en sus riendas, la pupila de Carlos D. Etchechoury nunca vino demasiado lejos mientras Discoveries (Don Valiente, 50) salía a marcar el paso tratando de hacer valer los pocos kilos con ventajas sobre las potrancas Kazarma (Remote, 53) y Sing Sing Sing (Remote, 55 1/2), esta última de reprise y favorita.

Ya en los primeros tramos del codo Coriane y Enrique avanzaron por afuera y llegaron a la recta final adelante, listos para empezar a marcar diferencias, situación que se dio casi de inmediato. Sacó un par de cuerpos la zaina y remató con mucha fuerza, haciendo estériles los esfuerzos que realizó Simple Melodie (Endorsement, 58 1/2) por alcanzarla.

En el disco, hubo 4 largos de diferencia entre ellas, con Incidence (Catcher In the Rye, 53 1/2) avanzando para ser tercera a 3/4 de cuerpo. Sing Sing Sing quedó cuarta al anca, pero sin acercaer riesgos y sintiendo más de la cuenta la inactividad. El tiempo de 1m22s34/100 fue bueno.

Con su victoria, la sexta de su campaña sobre 14 presentaciones, Coriane accedió al Trébol de San Isidro, con lo que sumó 510.000 pesos al 1.020.000 establecido como premio, llevando sus ganancias totales a los 5.281.560.

Livianita (pesó 412 kilos), Coriane tiene un enorme poder corredor, que heredó en gran parte de su madre, la buena de Candy Marie (Pure Prize), ganadora de los grandes premios Gilberto Lerena (G1) y Criadores (G1) y que tiene por línea baja la familia del formidable Candy Ride (Ride the Rails) y del Classic Winner City West (Candy Stripes), ni más ni menos…