La notable yegua de Santa María de Araras lleva 4 victorias en fila y enfrenta un duro reto en los 1400 metros del Clásico Jamelao (L)

Bien entretenida resulta en la previa la jornada de este viernes en el Hipódromo de Palermo, en otra jornada de calor intenso y en la que se determinó arrancar la historia a las 14:30 horas, dato demencial teniendo en cuenta la salud de profesionales y jinetes, y hasta la del propio público, que, con sentido común, suele ir bastante más tarde hasta Avenida del Libertador y Dorrego.

Dentro de una fecha en la que se rendirá homenaje a las mujeres del turf, el turno central lo aportará el Clásico Jamelao (L-1400 m), donde Coriane buscará confirmar su efectividad sobre la distancia, pero abandonando el césped para volver a probar fortuna en la arena, superficie sobre la que ganó el Handicap Jardy, pero en San Isidro.

Gran momento el que atraviesa la hija de Daniel Boone reservada por Santa María de Araras y que prepara Carlos D. Etchechoury, embarcada en una racha de 4 victorias consecutivas, la más cercana en el Clásico Omnium (L) norteño, hace sólo 12 días y portando nada menos que 62 kilos.

Si la cancha no la limita, Coriane será muy difícil de vencer, aunque se topará con varias adversarias de mucho riesgo, como Boquería (Easing Along), que ganó bárbaro reprisando y quiere recuperar el tiempo perdido, o Walnut Grove (Orpen), titular del Clásico Inés Victorica Roca (G3) y que viene de quedar cuarta de Super Shine (Super Saver) en el Clásico Miguel Angel y Tomás Juárez Celman (G2).

El Stud Calchaquí y el preparador Guillermo Frenkel Santillán apuesta por una pierna de cartas integrada por Mayica (Equal Stripes), Simple Melodie (Endorsement) y Giant Kiss (Fortify), con las dos primeras como claras cabezas del grupo.

Bien abierta arrancará Embriagame (Fragotero), otra yegua de mucha clase y que viene de imponerse sobre la mencionada Simple Melodie en el Handicap Perrier, sacándose de encima una larga inactividad.

Guicciardini (Galicado) perdió algo de puntos, pero no puede ser olvidada, y Campeona (Hurricane Cat) es capaz de dejar a todos con la boca abierta.