Radicado en el Haras Santarem, y por Pioneerof the Nile, arrasa en el proceso selectivo paulista

La cría brasileña está siendo sacudida en este primer semestre por el gran suceso de Courtier, el padrillo que sirve en el Haras Santarem y cuyos hijos han dominado prácticamente todo el proceso selectivo de los dos años. Las victorias que el último fin de semana consiguieron el potrillo Dashing Court y la potranca Fast Jet Court en los grandes premios Joao Cecilio Ferraz (G1) y Juliano Martins (G1), respectivamente, los consagraron como campeones jóvenes de la generación en San Pablo, además de redondear un doblete de G1 sin demasiados precedentes.

El arranque de Courtier como reproductor puede asemejarse con sucesos como los que se dieron en Argentina con Southern Halo (Halo), Bernstein (Storm Cat), Lode (Mr. Prospector) o, más recientemente, Fortify (Distorted Humor), de la mano de la eficacia y de nombres fuertes en las carreras más importantes.

Courtier fue reservado para la competencia por el Juddmonte Farms, siendo hijo de Pioneerof the Nile y Soothing Touch, por Touch Gold. Al cuidado de Bill Mott, salió de perdedor en su tercera salida a los 2 años en Keeneland y repitió en un allowance de Churchill Downs, sobre 1600 y 1700 metros, pero siempre en la grama.

Ya en su segunda temporada, reprisó secundando desde la cabeza a Dubai Sky (Candy Ride) en el Kitten’s Joy Stakes (L), para después de casi siete meses de ausencia, ser tercero de Takeover Target (Harlan’s Holiday) en el National Museum of Racing Hall of Fame Stakes (G2).

A renglón seguido llegaría su tercera más importante y última victoria, imponiéndose sobre Granny’s Kitten (Kitten’s Joy) en el Centaur Stakes (L), de Indiana Grand. Sus dos labores siguientes no conformaron, fue retirado y adquirido para la reproducción por un consorcio de criadores brasileños.

Hermano materno de la cinco veces ganadora de G1 Emollient (Empire Maker) y del placé de G1 Hofburg (Tapit), Courtier tiene por tercera madre a la sensacional Coup de Genie (Mr. Prospector), lo que lo hace parte de una familia con nombres tan fuertes como los de Machiavellian (Mr. Prospector), Denebola (Storm Cat) y Bago (Nashwan), entre otros.

Lo de Courtier en la cabaña ha sido hasta aquí sensacional. Con su primera generación, compuesta por 62 productos, 25 de ellos han corrido, con 10 vencedores y 3 titulares graduales.

Además de los G1 Dashing Court y Fast Jet Court, Courtier produjo a: Got Court, ganador del Grande Premio Presidente Guilherme Ellis (G2) y tercera en el Cecilio Ferraz; Le Courtier, dueño del Clássico Presidente Eduardo da Rocha Azevedo (L) y segundo en el Grande Premio Presidente Augusto de Souza Queiroz (G3) ; Chicks Court, tercero en el de Souza Queiroz (G3); Informática, cuarta en el Grande Premio Presidente José  Antonio Pamplona de Andrade (G3); y Nordland, vencedora en la Prova Especial Jayme Torres.