Vuelve al ruedo tras su brillante tercero en el Gran Premio Estrellas Mile (G1)

Otra reunión extensa en el Hipódromo de San Isidro y de calidad relativa, como sucede casi todos los miércoles. Alrededor de las 18,55 llegará el Handicap Egg Toss (1400 m, arena), la prueba más importante del día y que sí contará con caballos de buen nivel en los partidores.

Para ejemplares desde los 4 años le ofrece al topweight Cry Me a River la posibilidad de reencontrarse con la victoria tras varios meses. El hijo de Not for Sale, que cargará 60 kilos, se reintregra a la actividad luego de un trimestre fuera de acción y mostrando como más fresco antecedente un excelente tercer lugar en el Gran Premio Estrellas Mile (G1).

No le sobra salud al zaino, que también supo ser escolta de Quirico (Jump Start) en el Gran Premio Palermo (G1) de 2017 y quinto de Víctor Security (Stormy Atlantic) en el Gran Premio San Isidro del mismo calendario. Pero sí destila categoria.

Cry Me a River se cruza con Otro Acierto (Archipenko, 59 1/2) (foto), que tras quedarse con el Clásico Cayetano S. Sauro escoltó desde 4 cuerpos a Undivago (Wood Be Willing) en el Handicap Engrillado, siempre corriendo de atropellada.

Para Chalchalero Key (Key Deputy, 56) el regreso al triunfo se viene demorando más de lo previsto, pues tras caer al hocico de Alvar (Angiolo) en el Clásico Refinado Tom (L) parecía tener a disposición una condicional, pero Dom Mirsilo (Storm Embrujado) le arruinó los planes al superarlo por el pescuezo. Otra vez en el plano jerárquico, no deja de arrimar peligrosidad.

En el estudio de las tabuladas de Dantalion (Mutakddim, 55 1/2) aparece una de oro: cuando venció por 3 cuerpos a Pure Nelson (Mount Nelson) en una categoría alternativa. No pudo responder luego a semejante victoria, pero aspira ahora a dar la sorpresa.

Después de ganar guapeando el Clásico Southern Halo (G3) perdió el rumbo Aggiornado (Lizard Island, 59), pues en sus tres actuaciones siguientes no logró arrimarse a la definición. Vale la pena darle una nueva oportunidad ahora que baja de categoría. Similar concepto cabe para El Muy Salsero (Aspire, 56), que sigue trabajando para regresar a la buena senda.