El favorito pasó de largo al rosarino Pembe Savanna y se quedó con el Handicap Simonside, en San Isidro

El gran momento por el que atraviesa Candy Beer encontró otro espacio para el lucimiento en el Handicap Simonside (1400 m, arena), la prueba más importante entre las que se corrieron este martes dentro de la muy atípica reunión que se desarrolló en el Hipódromo de San Isidro.

Previo vencedor en una condicional y en el Handicap Mariache, en ambos casos en Palermo, el hijo de Señor Candy fue otra vez letal con su atropellada, arruinando los planes del rosarino Pembe Savanna (Mount Nelson, 52 1/12) que, aprovechando su bajo peso, estuvo a punto de hacer el trámite de un extremo al otro.

El vistoso alazán de Heritage Stud se había afirmado en la delantera en el derecho, controlando los arrestos de Perfect Score (Campanologist, 53), que abierto lo intentó todo para superarlo. Sin embargo, con ese pleito casi resuelto, cuando apareció todavía más afuera el favorito, se terminó la historia.

Pese al topweight de 59 1/2 kilos, Candy Beer pasó de largo para llegar a la meta con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre Pembe Savanna, mientras Perfect Score era tercero a media cabeza, todo tras 1m23s44/100, una marcan no demasiado destacada pero acorde al estado algo revuelto de la cancha interna del norte.

Bien llevado y mantenido por Marcelo Sueldo, el hijo de Señor Candy y Sand Wells (Poliglote) que se crió en el Haras Vikeda y defiende los colores del Stud Abuela Chola, llevó la guía de Gustavo Calvente, que reemplazó con perfección a Rodrigo Blanco, jockey habitual del doradillo que ahora muestra 7 victorias en 24 salidas.