La hija de Catcher In the Rye criada en el Haras La Madrina se quedó con el Clásico Carlos P. Rodríguez (G2)

El ascenso de Elvas tuvo este sábado en San isidro su paso más importante, confirmando una mejor de nivel grande post pandemia. Ya había sido interesante su reprise llegando segunda en el Clásico Contraventora de Palermo, pero ahora se adelantó a un grupo bien exigente en el Carlos P. Rodríguez (G2), sobre la milla de césped rápida.

En rigor de verdad, antes del corte había conseguido tres triunfos consecutivos, aunque dos de ellos habían sido dentro del plano opcional y en tiros menores. El descanso, el vareo de Jorge Mayansky Neer y la “mano caliente” de Juan Cruz Villagra hicieron el resto para mostrarla desde ahora como una de las referentes de la media distancia.

Elvas le dio el primer éxito de grupo al joven Haras la madrina

La carrera tuvo a Miss Oasis (Pure Prize) y Chic Nistel (Van Nistelrooy) corriendo al frente, aunque bajo un parcial inicial lento de 25s37/100, velocidad que fue aumentando con el correr de los metros hasta llegar a los 800 metros en 47s81/100. Ya en el derecho Chic Nistel abandonó y Miss Oasis intentó disparar, alentando por algún momento entusiasmo.

Pero Villagra dejó pasar a Pure Doris, sacó a Elvas hacia la mitad de la pista y cuando la hija de Catcher In the Rye y Gran Oleada (Grand Slam) arrancó, fue imparable, dominando en la cuadra final y sacándole finalmente 3/4 de cuerpo a Joy Velika (Fortify), que voló para terminar como escolta. Miss Oasis fue tercera a otro largo y medio y Pure Doris (Pure Prize) cuarta a la cabeza, todo tras 1m34s32/100.

Con su actuación, Elvas le dio el primer éxito de grado al Haras La Madrina, el emprendimiento de Horacio González que hace unos pocos años irrumpió en la cría del caballo de carrera.