El entrenador buscará que la hija del crack Arrogate sea la séptima potranca en vencer a los machos en el pase intermedio de la Triple Corona de los Estados Unidos

Por Diego H. Mitagstein

Que las potrancas se midan con los machos en alguna etapa de cualquier Triple Corona del mundo, siempre es un hecho llamativo. Desafío difícil, complicado, casi imposible, es una aventura por la que muchos están dispuestos a transitar apuntando a quedar en los libros, pensando en hacer historia. La filosofía de D. Wayne Lukas a lo largo de su fantástica trayectoria como entrenador lo llevó en varias oportunidades a ir por la gloria en esas carreras, tocando el cielo con las manos cuando ganó el Kentucky Derby (G1) de 1988 con la tordilla Winning Colors (Caro), en sociedad con Gary Stevens. Como cada vez que tuvo a su cargo una 3 años buena, a sus 86 años el profesional irá este sábado en Pimlico por otro día de gloria, cuando presente a Secret Oath en el Preakness Stakes (G1-1900 m, arena), ante 8 adversarios. 

Sólo 6 potrancas han conseguido superar a los machos en la historia del gran clásico, con fresca última crack en Swiss Skydiver (Daredevil), que en 2020 pudo torcerle el brazo a Authentic (Into Mischief), tras un duelo memorable en la recta final.

Fueron 55 los intentos que realizaron las chicas en el trascendente choque que es el segundo escalón de la preciada Triple Corona del norte, y la primera en conseguir semejante logro fue Flocarline, que en 1903 se queda con el trofeo en el Gravesend Race Track de Long Island, donde ese año se corrió el Preakness.

Una hija de St. Florian y Carline (King Ban), atropelló desde lejos para cortar el vuelo del favorito Mackey Dwyer (Bassetlaw) y así conseguir el logro más trascedente de su campaña. La yegua había corrido nada más y nada menos que 24 veces a los 2 años, ganando un par de stakes, pero ni antes ni después del Preakness tuvo otras actuaciones tan destacadas. En 1910 sería exportada hacia Francia, donde se reveló como una yegua madre importante al producir varios titulares clásicos.

No pasó mucho tiempo antes de que otra potrancas venciera en el Preakness, pues en 1906 Whimsical repetiría la hazaña, otra vez en Gravesend. Por Orlando y Kismet (Hindoo), a diferencia de Flocarline, su campaña fue mucho más sólida desde los números. Propiedad y preparada por Tim Gaynor, fue la favorita de la carrera y terminó imponiéndose por 4 cuerpos.

Rhine Maiden sería la siguiente potranca en quedarse con la prueba, en 1915, pero con el dato de que fue la primera en conseguirlo sobre la arena de Pimlico y también la única que lo logró cuando todavía el turno se disputaba bajo condiciones de handicap. Con los colores de Edward F. Whitney y bajo la preparación de Frank Devers, la hija de Watercress y Gold (Golden Garter) murió temprano, en 1923.

En 1915 se dio un dato paradójico, pues la inolvidable Regret (Broomstick) ganó el Kentucky Derby, para luego no ser de la partida en el Preakness. La historia dice que fue la última temporada en la que dos pasos de la Triple Corona fueron para las potrancas.

En 1924 las chicas volverían a hacerse fuertes en la carrera de la mano de Nellie Morse, una hija de Luke McLuke y La Venganza (Abercorn) que sería consagrada como Campeón 3 Años Hembra ese año. También ganadora en Pimlico del Black-Eyed Susan y del Pimlico Oaks, le daría al entrenador Albert B. Gordon su único festejo en la etapa intermedia de la Triple Corona.

Debieron pasar 85 años hasta que en 2009 la formidable Rachel Alexandra se llevara el Preakness después de vencer por 20 3/4 cuerpos en el Kentucky Oaks (G1). Con Calvin Borel en sus riendas, la hija de Medaglia D’Oro venció por 1 cuerpo a Mine That Bird (Birdstone), que venía de dar una de las sorpresas más grandes de la historia en el Kentucky Derby (G1).”…

D. Wayne Lukas va por más gloria este sábado con Secret Oath, una hija del crack Arrogate. Le tiene fe, y si el hombre lo dice habrá que tener las palmas preparadas para romper en aplausos si lo consigue…